Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La polémica entre Barrionuevo y los sindicatos policiales, zanjada tras la rectificación del ministro

El ministro del Interior, José Barrionuevo, reconoció ayer tarde en Radio Nacional de España haber cometido un "error gravísimo" y "una ingenuidad" con sus recientes declaraciones sobre el Cuerpo Superior de Policía (CSP), por considerar que hizo una clasificación simplista e injusta, aunque reiteró que en el CSP había una minoría que trabajaba por el descrédito del cuerpo. Tras las declaraciones del ministro, portavoces de los dos principales sindicatos policiales mostraron su satisfacción y dieron por resuelta la situación.Tras manifestar que está dispuesto a asumir su cuota de responsabilidad, Barrionuevo invitó a que otros hicieran lo mismo, ya que, a su juicio, nadie tiene derecho a injuriar o insultar por defender sus criterios, en alusión a las severas críticas formuladas contra él por Manuel Novás, presidente del Sindicato Profesional de Policía (SPP), al que se le ha abierto una investigación para depurar posibles responsabilidades por sus declaraciones.

El pasado martes, Novás manifestó "dudar de la lucidez" de Barrionuevo, y afirmó que éste "había perdido la brújula". También enjuiciaba muy negativamente su gestión, hasta el punto de considerar necesaria su dimisión, e ironizaba que un ministro socialista "nacido en España y mayor de edad diga a estas alturas que ha descubierto a la Guardia Civil", pese a pertenecer a un partido que pretendía la desmilitarización de este cuerpo. Las críticas de Novás contra José Barrionuevo se produjeron en réplica a unas manifestaciones de este último en las que dividía a los miembros del Cuerpo Superior de Policía (CSP) en "aceptables", "los que no les gusta nada ser policía" y los "indeseables", mientras elogiaba a la Guardia Civil, a la que juzgaba "un cuerpo muy disciplinado, sacrificado y laborioso".

El director general de la Policía, Rafael del Río, distribuyó ayer una circular en las dependencias policiales en las que éste explicaba cómo Barrionuevo le aseguró, en una reunión sostenida el martes, que "en ningún momento había estado en su ánimo ofender en modo alguno al Cuerpo Superior de Policía, al que valora como un cuerpo excepcional, al igual que el resto de los cuerpos y fuerzas de seguridad de Estado", y que había reconocido que "quizá algunas expresiones no se han interpretado en su auténtico significado o en sus justos términos".

Investigación

Por su parte, Novás considera que no hay materia para sancionarle, ya que sus declaraciones las hizo como representante sindical, y no como funcionario policial. Manifestó, no obstante, que no teme ser sancionado y que, a su juicio, una sanción tendría consecuencias imprevisibles. José Manuel Sánchez, portavoz de la Unión Sindical de Policías (USP), anunció, igualmente, que actuarían enérgicamente si era sancionado Novás, lo que juzgó muy improbable.Por el contrario, Rafael Vera, director de la Seguridad del Estado, manifestó que había que deslindar lo que un dirigente sindical policial puede expresar en ejercicio de su actividad y lo que supone que un funcionario emita juicios públicos como los expresados contra un superior, en este caso el ministro, al que debe respeto. Afirmó asimismo que la ausencia de una normativa que regule la actividad sindical dificultaba la tipificación de la posible infracción y subsiguiente sanción y que la investigación se culminaría en un par de días. Con respecto a la participación y negociación exigida reiteradamente por los sindicatos policiales sobre la ley orgánica de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Vera afirmó: "Hay un Parlamento elegido por el pueblo, que es el que elabora las leyes; otra cosa es que se les oiga". Criticó asimismo que los dirigentes, policiales enjuicien la política seguida por el ministerio, por entender que "nos puede enjuiciar el Parlamento, pero no un grupo sindical".

A la queja de los sindicados del Cuerpo Superior de Policía de que no habían participado en la elaboración del recientemente implantado plan de seguridad ciudadana, Rafael Vera afirmó que "si estos señores son los que deben hacer el proyecto de seguridad ciudadana, sobran todos los mandos del ministerio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1983