Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un capitán general para Madrid

José Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla, nombrado capitán general de la I Región Militar, con sede en Madrid, nació el 11 de Marzo de 1920, tiene por consiguiente 63 años y dejará el mando, por razones de edad, de acuerdo con la ley de la reserva activa, el 17 de enero de 1985. Sáenz de Tejada fue ascendido a su actual empleo de teniente general en el Consejo de Ministros del 18 de mayo pasado y destinado entonces al Consejo Supremo de Justicia Militar.Su destino, precedente, con el empleo de general de división, fue el de jefe de la división de montaña Navarra número 6 y gobernador militar de Pamplona, para el que fue designado el 6 de agosto de 1981. Como general de brigada ocupó la Jefatura de Estado Mayor de la primera región militar, y desde ese lugar vivió el golpe del 23 de Febrero de 1981. Para Lorenzo Contreras, según escribía en ABC el pasado día 5, "fue el alto militar que más influyó en la elaboración del Pacto del Capó, que consagró la no responsabilidad de los tenientes a las órdenes del comandante Pardo Zancada".

Informaciones periodísticas (véase EL PAÍS del 17 de agosto de 1983) han señalado la probable candidatura del general José Sáenz de Tejada para jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME) sobre la base de que su actual titular, el teniente general Ramón Ascanio Togores, pasara a ocupar la presidencia de la Junta de Jefes (PREJUJEM) cuando el 7 de enero de 1984 cumpla la edad reglamentaria y deba abandonarla el teniente general Álvaro Lacalle Leloup, quien hasta ahora la viene ejerciendo. José Sáenz de Tejada procede del arma de Artillería, al igual que los generales Ascanio, Lacalle, Gabeiras y Gutiérrez Mellado, y parece detectarse un cierto cansancio entre los infantes, que se consideran relegados y señalan con pesar la ausencia de jefes y oficiales de Infantería en el gabinete del actual ministro de Defensa y entre los ayudantes del presidente del Gobierno. En medios militares se ha acuñado un adagio según el cual "un artillero prepara el camino a otro artillero".

Las escasas publicaciones impresas que abordan cuestiones de las Fuerzas Armadas y se ocupan de los servicios de información militar coinciden en señalar un destacado papel en ese área específica a José Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla, al que unánimemente situaban siendo coronel como jefe del servicio de información del Ejército de Tierra, antes llamado Segunda bis y ahora SIBE. También se asegura que fue segundo jefe del servicio central de documentación (SECED) a las órdenes de José Ignacio San Martín.

Al SIBE se le asigna la responsabilidad de las detenciones de los 13 militares de Madrid y Barcelona que fueron acusados en 1975 de pertenecer a la Unión Militar Democrática. Dicho servicio de información, según los observadores, demostró una eficacia incomparablemente inferior para detectar los preparativos del golpe del 23-F, que le pasaron inadvertidos. Al general Sáenz de Tejada se le considera vinculado a la prelatura personal de Opus Dei.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de septiembre de 1983