_
_
_
_
_

Expectación ante el relevo de superiores en las órdenes religiosas más influyentes

La Iglesia católica vive días de expectación ante la celebración de los capítulos generales de las más importantes órdenes religiosas. Durante todo el mes de septiembre los representantes de casi cuarenta mil religiosos pertenecientes a las órdenes de los jesuitas, dominicos y agustinos se reunirán por separado para elegir a los nuevos superiores generales y continuar la línea de renovación abierta tras el Concilio Vaticano II.

La coincidencia de fechas en la celebración de los distintos capítulos generales de estas tres órdenes es algo inusual y se debe por un lado, a la decisión de Juan Pablo II de retrasar la elección del propósito general de los jesuitas, y por otro, al cambio en las normas estatutarias de los dominicos, que afectó a la fecha de elección del nuevo maestro general de esta orden. Los agustinos, tercera orden en importancia, comenzaron ya sus sesiones de trabajo y tienen prevista la elección de superior para el próximo día 1 de septiembre. Veinticuatro horas después se podría conocer ya el nombre del nuevo general dominico si, como está previsto, se realiza la votación durante las sesiones del día 2.El pasado domingo, día 28, se inauguró en Roma el 282 capítulo de la orden de Santo Domingo en la sede de la universidad pontificia Santo Tomás de Aquino. Representando a 7.220 religiosos dominicos de todo el mundo, asisten a esta reunión 134 electores o capitulares, de los cuales quince son españoles. Éstos proceden de las tres divisiones administrativas de la orden en nuestro país -Aragón, España y Bética- y de la asiática del Rosario.

Todos ellos, priores, definidores y socios o acompañantes han sido elegidos por las bases mediante un sistema de democracia indirecta del cual se enorgullece la orden y que alcanzará su último peldaño el próximo día 2 con la elección del nuevo maestro general y 84º sucesor de Santo Domingo de Guzmán. A través de 16 comisiones de estudio, los electores dominicos conocerán más a los posibles candidatos gracias a una planificada labor de "relaciones públicas".

Entre los españoles asistentes están Santiago Pirallo, actual provincial de España y ex rector de la universidad laboral de Córdoba, y Cándido Ariz, ex superior de la misma provincia. Ambos tienen un amplio historial en materia educativa y gestión administrativa, como también lo tiene José Salguero, rector de la universidad pontificia, en cuyos locales tiene su sede el capítulo.

El sucesor del actual maestro general, Vincent de Couesnongle, de 65 años, elegido en el anterior capítulo napolitano y sustituto del superior jesuita Arrupe al frente de la Unión de Superiores Generales, habrá de continuar la etapa de expansión y renovación de una orden que regenta siete universidades, casi quinientas parroquias y que agrupa a más de siete mil frailes, cuarenta mil religiosas y setenta mil seglares asociados. Bajo el generalato del predecesor de Couesnongle, el español Aniceto Fernández, que estuvo al frente de la congregación durante doce años, se fueron consolidando unas líneas de actuación que, como en el caso de la Compañía de Jesús, acarrearon no pocos problemas a los dominicos que viven la realidad de algunas dictaduras latinoamericanas, como es el caso de Guatemala.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_