Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardia civil muerto cuando colaboraba en la extinción de un incendio forestal

Un teniente de la Guardia Civil resultó muerto en la noche de ayer cuando colaboraba en la extinción de un incendio forestal en la provincia de Valencia, según informó Radio Nacional. Se trata de Manuel Martín Baco, perteneciente al puesto de Carlet. El incendio se produjo en el municipio valenciano de Dosaguas.Al parecer, las llamas rodearon rápidamente al guardia civil, quien fue trasladado urgentemente a un puesto sanitario de Buñol, donde ingresó cadáver. El incendio forestal comenzó a mediodía de ayer en una masa boscosa de propiedad particular, de difícil acceso. Lo abrupto del terreno imposibilitó su rápido control, aunque por dos veces fue dado por extinguido. A las 10 de la noche, y ante la falta de visibilidad, los trabajos de extinción fueron suspendidos, cuando ya habían ardido 180 hectáreas de arbolado.

Por otra parte, sobre las 5.30 de la madrugada de ayer domingo quedó dominado, aunque no sofocado, el incendio forestal que se inició en la mañana del sábado en la comarca de las Cinco Villas, de Zaragoza, y que ha calcinado ya unas 2.000 hectáreas de monte bajo, robles, pinos, cereales, rastrojeras y árboles frutales, en términos de varios municipios de la zona, cuyos vecinos, en algunos casos, se vieron obligados a abandonar sus viviendas ante la proximidad de las llamas.

El incendio, según informa nuestro corresponsal en Zaragoza, Javier Ortega, comenzó a las 11.30 del sábado en los montes de Asín y Farasdués, al parecer porque alguien hizo una hoguera junto al río Agonía y no la apagó suficientemente. El fuerte viento cálido reinante facilitó la propagación de las llamas, que llegaron a tener un frente de once kilómetros de longitud. El fuego cruzó, en varias ocasiones, carreteras y el cauce del río Arba y arrasó, a su paso, rastrojeras, cereales, monte bajo, pinos y plantaciones de frutales, especialmente almendros. También afectó a varias casas de campo y corrales para el ganado.

Las pérdidas, sin evaluar aún, se estiman muy cuantiosas, pues las localidades afectadas -Asín, Malpica, Biota, Uncastillo y Farasdués, entre otras- viven de la agricultura y la ganadería y el fuego calcinó grandes extensiones de pastos. A causa del humo y la amenaza del fuego, que llegó hasta las puertas de las casas, tuvieron que ser evacuadas las localidades de Asín y Malpica. En este último pueblo el fuego se aproximó a 30 metros del casco urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 1983