Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mari Paz Naranjo, atleta veterana

Subcampeona de Europa, a los 51 años quiere ir al Mundial

Hace 51 años, cuando Mari Paz Naranjo nació en La Solana (Ciudad Real), el puritanismo de las costumbres españolas impedía a las mujeres practicar cualquier tipo de deporte. Como estaba mal visto, Mari Paz creció reprimida en sus deseos "de hacer algo". Ya con dos hijos Mari Paz logró su propósito. Ahora, Mari Paz es subcampeona de Europa de atletismo y espera poder estar en los Mundiales de Veteranos, en San Juan de Puerto Rico, aunque aún no ha conseguido el dinero necesario.

La vocación de Mari Paz, su gran ilusión, le llegó muy tarde, cuando ya era madre. "Yo acompañaba cada día a mi hija a las pistas de atletismo, hasta que, un día, la entrenadora me dijo que me pusiera un chándal para no pasar frío y entretenerme durante los ejercicios de mi hija. No tuvo que decírmelo dos veces, y cuando vieron como corría y aguantaba, los propios dirigentes me pidieron que me apuntara en el club. Pensé que era el día en el que había soñado desde pequeña".Mari Paz ha sabido adaptarse perfectamente al ambiente juvenil que reina en las pistas municipales de Santa Coloma de Gramanet, donde entrena diariamente: "Al principio no me sentía relajada, porque pensaba que la gente se iba a reír al verme tan mayor haciendo esto, pero ahora me encuentro muy a gusto entre los jóvenes".

Debutó en una carrera popular en 1980, y quedó segunda. No tardarían en llegar los primeros éxitos. En el Campeonato de España de 1981, en Zaragoza, ganó los 800 y los 1.500 metros, y consiguió, además, batir el récord de España en ambas pruebas. Un año después renovó sus dos títulos, ganó el Campeonato de España de Cross en Gijón, y mejoró el récord español de los 3.000 metros lisos en Granollers.

Y llegan los Campeonatos de Europa de Estrasburgo. Allí fue segunda y medalla de plata en 800 y 1.500 metros. "Estrasburgo fue la mayor alegría de mi vida. Quedé segunda en ambas pruebas cuando yo, sinceramente, pensaba que no tenía nada que hacer".

De vuelta a casa, Mari Paz volvió a ponerse delante de la máquina de coser con la que ayuda a mantener a la familia. "Mis vecinas me dicen que pocas personas son capaces de tener humor suficiente para dedicarse a correr a los 51 años. Se extrañan de que sea capaz de compaginar los trabajos caseros con los entrenamientos deportivos". Mari Paz corre cada día, y lo hace con la camiseta del Atlético Santa Coloma: "Entreno aunque llueva, aunque haga un calor bochornoso, o aunque esté nevando. El entrenamiento es necesario y la base del éxito".

Mari Paz no tendrá vacaciones este año. No quiere perder su ritmo de entrenamientos. Su gran ilusión es participar en el Mundial de Puerto Rico y ganar una medalla. Su gran problema es el económico: "El viaje cuesta mucho dinero, y yo no puedo pagarlo. Pero me han dicho que piensan abrir una suscripción popular para reunir el dinero necesario". Las mínimas exigidas las tiene acreditadas: "Para los 1.500 metros lisos piden 6 minutos y yo tengo registrados 5.44 en los europeos, porque no creo que cuenten los 5.31 que realicé durante un control en el estadio Serrahima, que sería récord del mundo de veteranas, pero que conseguí corriendo con gente joven. En 800 metros lisos piden tres minutos, y yo he acreditado 2.40".

Tiene un hijo de 21 años que juega al fútbol y una hija de 14 que también hace atletismo. Mari Paz Naranjo siempre se ha sentido joven y se entiende a la perfección con sus hijos. Cuando en casa la ven desanimada por el temor a quedarse sin Mundial, sus hijos la alientan a seguir luchando. Piensa seguir entrenando "con ilusión, aunque, si no puedo ir a San Juan de Puerto Rico, supongo que no podré evitar llorar de rabia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 1983