Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carreras de caballos

Los preparadores Ceca y Molto, sancionados por los comisarios como responsables de dos casos de 'doping'

Los preparadores Juan Jesús Ceca y Raúl Moltó han sido sancionados por los comisarios de la Sociedad de Fomento con la retirada de la licencia para entrenar durante cinco meses. Ceca y Moltó son los responsables de los caballos Rodiles y Ugarte, que dieron positivos en los análisis de control de doping que se les realizaron después de que tomaran parte en dos de las pruebas disputadas el último día de la temporada de primavera, en La Zarzuela. Con éstas dos nuevas sanciones se cierra definitivamente el expediente abierto por los comisarios de la Sociedad de Fomento tras la aparición de seis casos de doping con butozilidina. Todos los preparadores de los caballos implicados en este caso, menos Adolfo Gómez, responsable de la Yeguada Militar que tan solo fue multado económicamente, tienen que cumplir una sanción de cinco meses. Este aparente trato discriminatorio entre los entrenadores investigados ha levantado una gran polémica entre éstos, que desde San Sebastián han enviado una carta al presidente de la Sociedad de Fomento, Ramón Mendoza, en la que expresan su queja.

Los preparadores se muestran sorprendidos de que el sancionado haya sido Paolo Chocarelli, el veterinario de Zambaygo y no su preparador. Se da además la circunstancia de que Chocarelli es el veterinario de la cuadra Mendoza desde esta temporada y que su labor en la Yeguada Militar la realizaba una vez que concluía su trabajo con los caballos de Ramón Mendoza, que los trajo desde Argentina.

Los otros preparadores sancionados, Miguel Alonso como responsable de Giftmara y Torquemada, y Enrique Romera cuidador de Java, han comenzado ya a cumplir sus sanciones, por lo que no figuran como entrenadores oficiales y se les ha negado la entrada al hipódromo y a los locales de la Sociedad de Fomento.

Estas sanciones por butazolidina han sido las más duras de las impuestas por los comisarios de la Sociedad en los últimos años, incluso más severas, que las aplicadas a caballos tratados con estimulantes reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de julio de 1983