Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Motociclismo

Comienzan a la una de la tarde las 8 horas del Jarama

Se disputa hoy en el circuito del Jarama Las 8 Horas, prueba de resistencia puntuable para el Campeonato del Mundo. Este tipo de carreras, teóricamente de resistencia por su larga duración, se han convertido desde hace unos años en pruebas de velocidad pura, pero durante varias horas. La carrera comenzará a las 13 horas y estará amenizada por varios grupos musicales, con un concierto de Barón Rojo al término de la misma. Los pilotos recorrerán unos 1.000 kilómetros, tendrán que cambiar de marchas unas 12.000 veces y frenar al menos 2.500.Antes de la hora de comienzo de la carrera, se disputarán otras pruebas de promoción de pilotos, en un programa que comenzará a las 11 horas de la mañana. Justamente a las 13 horas, se dará la salida, tipo Le Mans, a Las 8 Horas. Los pilotos alineados a un lado de la pista, con las motos enfrente, en el otro arcén. Al darse la salida, los pilotos cruzarán corriendo la pista, cogerán sus máquinas y las pondrán en marcha para comenzar una aventura deportiva de ocho horas de duración.

Las grandes y espectaculares motos que toman parte en estas pruebas tienen el doble de cilindrada que las de las categoría reina del mundial de velocidad. Son, asimismo, mucho más potentes. Su desventaja está en el peso. Porque, como tienen que rodar ininterrumpidamente durante muchas horas -salvo brevísimas detenciones para repostar y, en todo caso, cambiar los neumáticos desgastados o los frenos ya inútiles-, requieren una serie de elementos de los que se prescinde en las pruebas de velocidad.

Más velocidad

Todo ello hace que estas grandes máquinas no sean capaces de realizar los mismos tiempos que las más ligeras y más manejables, aunque menos potentes, motos de 500cc de la categoría reina de las carreras de velocidad. Llegan a velocidades punta más elevadas -siempre en función del circuito-, pero pierden algo de efectividad en las zonas más tortuosas.Pero el esfuerzo de hombres y maquinas es enorme. Durante ocho horas de carrera al límite, los pilotos tendrán que cambiar de marchas unas 12.000 veces, lo que supone otros tantos esfuerzos de apretar la maneta del embrague con la manos izquierda. Tendrán que frenar -como se frena en una carrera, es decir con cierta violencia- un mínimo de 2.500 veces.

Los ganadores, cuando termine la carrera a las 21 horas, habrán recorrido cerca de 300 vueltas -el cálculo es difícil porque es la primera vez que se disputa esta carrera en el Jarama-, es decir unos 1.000 kilómetros. Pese a los cuidados de los masajistas y a los descansos periódicos -corren dos pilotos por cada moto-, el desgastos físico y psíquico, no sólo de los ganadores sino de todos los que terminen la carrera, será muy grande. Pero su descanso tendrá que esperar un buen rato. Porque, al término de la carrera, comenzará su actuación Barón Rojo, el grupo más fuerte del rock duro español. Los 20.000 watios de su equipo de sonido y la marcha de este grupo musical serán incompatibles con el descanso, por bien ganado que lo tengan los pilotos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 1983