Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía municipal de Alcorcón, herido por un ladrón, que luego sufrió un accidente

Un policía municipal de Alcorcón, José Luis García Romero, sufrió ayer heridas leves como consecuencia de la agresión de un joven al que intentaba detener, que le atacó con una navaja. El presunto delincuente sufrió un accidente en su huida al chocar contra un vehículo. En la tarde de ayer se encontraba en estado de coma, motivado al parecer, más que por el golpe, por sobredosis de droga.El agresor, que a última hora de la tarde no había sido aún identificado, robó con amenazas a un hombre, Florencio Ponce de León, en la calle de San José, en Alcorcón. El policía municipal García Romero, que se encontraba en las cercanías, acudió rápidamente. El empleado de un puesto de helados próximo al lugar de los hechos narró así lo sucedido: "El policía estaba hablando conmigo, y se oyeron muchos gritos. Se fue derecho a ver el escándalo, y un joven estaba amenazando a un hombre con una barra de bajar toldos. El policía fue a detenerle y el joven le asestó un navajazo".

Fuentes de la Policía Municipal de Alcorcón señalaron que el delincuente intentó huir y fue atropellado por un automóvil Renault-7 que circulaba por la calle. El ladrón cayó al suelo con la cara ensangrentada.

Una patrulla de la guardia urbana se presentó en el lugar y llevó a los heridos a un centro médico, a pesar de que unas 30 personas, arremolinadas junto al cuerpo tendido del joven, pedían a gritos que le dejaran en el suelo "hasta que se muera aquí".

Fuentes médicas de la residencia sanitaria Hermanos Laguna, de Alcorcón, donde fueron atendidos el policía y el joven, señalaron que el agente sufrió una herida superficial de arma blanca y que el delincuente presentaba un golpe en la cara. Al centro médico llegó consciente, pero después entró en estado de coma, al parecer por efectos de droga y no por causa del accidente. A media tarde fue trasladado al Clínico de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1983