AP-PDP-UL captó el 8 de mayo casi todo el electorado conservador en Madrid

La ideología es la variable que más influye sobre el comportamiento electoral, según el estudio de CITEP respecto al electorado de Madrid. En función de este dato, cabe destacar que la coalición AP-PDP-UL captó, el 8 de mayo, prácticamente la totalidad de los votantes conservadores, lo que parece situar un techo real a sus probalidades mientras siga definiéndose como partido conservador; en cambio, el PSOE no captó todo su elctorado teórico, el de los progresistas moderados, lo cual indica que este partido no ha agotado su clientela posible

Más información

Varios estudios durante las décaalas pasadas resaltaron el hecho de que la clase social tenía una relación estrecha con el voto; un ejemplo lo constituye el estudio de Joseph Klatzman sobre París (1953), donde destaca la relación entre la pertenencia a la clase obrera y el voto comunista.Sin embargo, el cambio ocurrido en las estructuras de la sociedad y el carácter cada vez más interclasista de los partidos mayoritarios hace pensar que la variable más decisiva hoy es la ideología, entendida como "concepto integrador de los conocimientos, creencias y valores que uno tiene sobre la sociedad, en función del sistema social existente", según CITEP.

Para medir la influencia de la ideología sobre el voto en Madrid, se pidió a los encuestados que se definiesen como progresista revolucionario (o radical), progresista moderado, conservador tradicional o conservador liberal. Del total de la población investigada, se produjeron los siguientes resultados:

- Progresistas revolucionarios (o radicales), 12,1 %

- Progresistas moderados, 47%.

- Conservadores liberales, 15,5%.

- Conservadores tradicionales, 10%.

- No contestan o no se definen, 15,4%.

Ha habido gran identificación entre votantes del PSOE y la categoría de progresistas moderados: el 68,5% de éstos declaran haber votado socialista. Los comunistas se dividen entre personas de dicha ideología (42,7% de los votantes PCE) y la conceptuada como progresista revolucionaria o radical (44,5%). La clientela del CDS se califica como progres"sta moderada en un 42,1% y como conservadora liberal en un 342%. Finalmente, el 35,8% del voto a la coali-ción AP-PDP-UL se compone de conservadores liberales, mientras el 33,7% del mismo se considera conservador tradicional.

La coalición AP-PDP-UL ha captado, en cada distrito de Madrid, a la gran mayoría de las personas de ideología conservaclora, íncrementándose el conjunto de su voto con afluencia de otros votantes no conservadores. Obsérvense los gráficos 2 y 3: el ajuste obtenido entre ideología y voto lleva a los analistas a pensar que "la coalición aliancista captó en las elecciones pasadas prácticamente la totalidad de su posible electorado, mientras que el ajuste obtenido para el PSOE, en función de la población de progresistas moderados que existe en cada distrito, se quedó claramente por debajo de sus posibilidades, causa directa del mayor desajuste obtenido para este partido".

Por ejemplo, para el caso del PSOE (gráfico 2), distritos corno San Blas, Ylediodía o Vallecas quedan por encima de la recta de ajuste, que es tanto como decir que este partido capta más voto que el considerado como progresista moderado. El otro gráfico muestra lo ajJustado, del voto A,PPDP-UL a la, población conservadora en los diferentes distritos: San Blas es el que más se aleja del ajuste, io cual señala un voto inferior al que teórícamente debería corresponderle en ftíncíón de las personas conseriadoras que existen en el misino, posiblemente por la influencia de un entorno más progresista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de mayo de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50