_
_
_
_
_

Israel cree inminente la rúbrica del acuerdo sobre retirada de las tropas extranjeras de Libano

George Shultz, secretario de Estado norteamericano, mostró ayer en Washington su optimismo respecto a las posibilidades de que tanto Israel como Siria y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) retiren sus tropas de Líbano para "devolver la soberanía" a este país árabe. Radio Israel dijo ayer que el acuerdo, en cuyo texto se estipularía la retirada simultánea de todas las tropas extranjeras, será suscrito la semana próxima.

Medios oficiales libaneses confían asimismo en esta hipótesis, mientras otros medios políticos creen que las amenazas de una guerra sirio-israelí sobre territorio libanés del valle de la Bekaa, donde ayer un soldado judío resultó muerto por disparos procedentes, presumiblemente, de tropas sirias.Por su parte, el embajador libanés en Washington, Abdullah Bu Habib, aseguró ayer en la capital norteamericana que Siria cederá a las presiones de otros Estados árabes para retirar sus fuerzas del territorio libanés. "Nos encontramos optimistas ante la posibilidad de que los sirios vayan a modificar su postura y apoyen el acuerdo que en principio hemos adoptado con los israelíes", agregó Bu Habib.

El acuerdo israelo-libanés para la retirada de las tropas israelíes de Líbano, propiciado por Estados Unidos, se encuentra a punto de ser rubricado por ambas partes, según fuentes oficiosas de Beirut. La firma del acuerdo podría producirse en el día de hoy en la localidad de Natanya, donde se entrevistarán responsables de Israel y Líbano.

El diario beirutí As Safir aseguraba en su edición de ayer que "esta es la hora de la verdad para Líbano", y como "representante de la opinión pública libanesa de izquierda", mostraba ciertas dudas respecto a la postura final que adopte Israel en relación con la retirada de sus tropas. El diario advertía que "el Estado de Israel presionará en el tema de las patrullas conjuntas israelo-libanesas en el sur de Líbano".

El texto final del acuerdo, escrito en árabe, hebreo, francés e inglés, fue llevado ayer de Jerusalén a Beirut por el emisario norteamericano, Philip Habib, y presentado al presidente de Líbano, Amin Gemayel, y a otros altos dignatarios libaneses en el palacio de Baabda.

Fuentes de la presidencia libanesa aseguraron ayer que el presidente Gemayel sostuvo una importante conversación telefónica con su colega sirio, el presidente Hafez el Asad. Los dos estadistas acordaron el viaje ayer a Damasco del ministro libanés de Asuntos Exteriores, Elie Salem, que tratará con las autoridades sirias el tema de la retirada siria del territorio de Líbano. Mientras, se asegura que en el valle de la Bekaa, al este de Líbano, el frente de batalla sirio-israelí se ve reforzado progresivamente. Fuentes locales del enclave libanés de Estura informaron ayer que las tropas sirias allí desplegadas han reforzado sus efectivos humanos y materiales, entre los que se incluyen piezas de artillería pesada.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_