Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comité de Altos Hornos del Mediterráneo denuncia el desmantelamiento de la factoría

Mediante la demora de inversiones ya aprobadas por la Administración se está procediendo en la actualidad a un desmantelamiento sigiloso de los Altos Hornos del Mediterráneo (AHM), según manifestaron portavoces del comité de empresa de la siderúrgia de Sagunto (Valencia), desplazados ayer a Madrid para solicitar oficialmente al presidente del Gobierno, Felipe González, el cese del actual presidente de la empresa y de la división siderúrgica del Instituto Nacional de Industria (INI), José María Lucía Lucía, a quien se acusa de "parcialidad".

En nombre de los 4.000 obreros de AHM, representantes de las secciones sindicales de CC OO, UGT, CNT y la Confederación General de Cuadros (CGC) entregaron a la secretaría del presidente del Gobierno un comunicado, según el cual José María Lucía Lucía, que es además presidente de Ensidesa, no representa "debidamente" los intereses de AHM en la Comisión de Seguimiento para la Reestructuración del Sector Siderúrgico español. Los trabajadores de AHM acusan a Lucía de haber realizado estudios sobre el futuro de AHM sin participación de técnicos de esta compañía y con ayuda de personal de Ensidesa. Lucía, señalan, debe ser sustituido por otra persona, que defienda los intereses de AHM y permita que técnicos de esta siderurgia puedan desarrollar estudios de viabilidad. Estos estudios demostrarían, señalaron los trabajadores, la posibilidad de que AHM continúe funcionando y sea relanzada como siderúrgica integral, sin menoscabo de los intereses nacionales y de las otras siderúrgicas integrales existentes en España (Asturias y Vizcaya).

Paralización de inversiones

La alternativa presentada por Lucía en el ámbito de la Comisión de Seguimiento para la Reestructuración Siderúrgica supone, según manifestaron representantes del comité de empresa, la desaparición de la cabecera de Sagunto y sólo contempla la continuación de los laminados en frío. La paralización de inversiones para la reparación de una batería y la reconstrucción de un horno, por valor de 350 millones y 820 millones de pesetas son, para los trabajadores, indicios claros de que la Administración está pensando ya en el desmantelamiento de Sagunto.Asimismo señalaron que, en previsión de la conflictividad laboral que se prevé a partir del mes de julio, fecha en que concluye el plazo para la reestructuración de la siderúrgia integral, la empresa automovilística SEAT ha adelantado sus pedidos de chapa previstos para el próximo verano.

Según los trabajadores, los cálculos realizados por la Administración :sobre los costes de la ampliación de los trenes de bandas en caliente (TBC) existentes en la actualidad (uno en Vizcaya y otro en Asturias) y los costes para la construcción de un nuevo TBC en Sagunto han sido deformados para justificar la hipótesis de que es referible ampliar los primeros y no construir uno nuevo en Sagunto.

La construcción de un TBC de 2,2 millones de toneladas de capacidad, cuyo coste es de 72.000 millones de pesetas según la Administración, puede costar 40.000 millones de pesetas según los representantes sindicales. Por otra parte, argumentan que la ampliación de los TBC ya existentes, cuyo coste es calculado en 24.000 millones de pesetas, costará mucho más.

Un portavoz del comité de empresa expresó la opinión de que AHM va a ser inmolada por la Administración con objeto de integrar el sector siderúrgico español en el marco de la Comunidad Económica Europea, donde los productos laminados en caliente (que son los que produciría el TBC de Sagunto) son excedentarios, mientras España no consigue autoabastecerse de ellos en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de mayo de 1983

Más información

  • Solicitud oficial para que se sustituya al presidente de la siderurgía de Sagunto