Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FAO prepara su conferencia de noviembre

De nuevo, el problema de los recursos genéticos en el campo de la agricultura ha sido el caballo de batalla de la FAO (organismo de las Naciones Unidas para agricultura y alimentación), en los trabajos preparatorios de la conferencia que tendrá lugar en noviembre.Si ayer el asunto de los recursos fitogenéticos podía parecer un problema sólo para especialistas, hoy hasta el hombre de la calle empieza a intuir que el futuro de la humanidad depende del mismo más que del petróleo. Es aquí donde el hambre puede ser resuelta, y no sería extraño que los llamados bancos de genes puedan acabar siendo en el futuro objeto de guerras violentas entre las diversas potencias mundiales.

De hecho, ya se están adueñando de ellos las multinacionales, se están robando literalmente este nuevo petróleo a sus propietarios, que son, paradojicamente, los pueblos del Tercer Mundo, es decir, los más golpeados por el hambre, para después revendérselo a precio de oro, o bien para condicionar su política, como injusto chantaje especulativo.

Resulta que si una vez existían de una misma planta de la patata, o del trigo, o del arroz, o del maíz, miles de variedades diversas capaces de adaptarse a los climas, o a los terrenos, o a las circunstnacias más diversas, hoy dichas plantas han sido seleccionadas y unificadas. Ello ha tenido sus ventajas, porque se han obtenido especies más fáciles de producir, más adaptables a los nuevos abonos químicos, y el haber mejorado estas variedades ha sido ciertamente un progreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983