Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intensas negociaciones entre Alcan, el INI y Pechiney para buscar una solución al problema del aluminio

Altos directivos del Instituto Nacional de Industria, el grupo estatal francés Pechiney y de la multinacional canadiense Alcan han mantenido esta semana, por separado, intensas negociaciones para reconducir el problema de la suspensión del pagos del grupo Alúmina-Aluminio Español -la mayor de la historia española- y tratar de buscar una rápida solución al mismo. Las negociaciones hacen suponer que los tres principales grupos implicados han vuelto a una postura de diálogo, una vez que Aluminio de Galicia, SA, bajo control del grupo francés, presentara un recurso ante el Tribunal Supremo sobre el laudo arbitral en la disputa de precios que mantenía con el grupo alumínico.Las negociaciones, que han reunido en Madrid al presidente de PUK-aluminio, J. Kerben, y al vicepresidente del INI, Julián Garcia Valverde, y al presidente del INI, Enrique Moya, con el de Alcan International, Pat Rich, no -han concluido y se espera que continúen durante las dos próximas semanas. Así, está previsto que el presidente de Alcan International viaje la semana próxima semana a París, donde se entrevistará con los principales responsables del grupo francés Pechiney Ugine Kalhman (PUK). En la siguiente está previsto que las negociaciones se trasladen a Madrid, donde se celebrará un encuentro tripartito entre los máximos responsables del INI, Pechiney y Alcan.

Las conversaciones, según fuentes creíbles, tienen por objeto buscar un campo común de entendimiento en aquellos problemas de fondo que separan a los socios principales del grupo Alúmina-Aluninio. El Instituto Nacional de Industria, como socio mayoritario en la Empresa Nacional del Aluminio y, por extensión en el grupo en suspensión de pagos, trata de obtener el apoyo común y encontrar soluciones en la disputa de precios (que dividía a Alugasa con Alúmina Española) y en la cuestión del desequilibrio financiero y patrimonial del consorcio. En las dos empresas participan, además de Endasa (INI y Alcan) con el 55%, Alugasa-Pechiney (20%) y varios bancos . nacionales.

Participación de Barrera

La novedad de las negociaciones de esta semana, concretamente de las celebradas el pasado miércoles, es que han reunido, aparte del nuevo representante de Pechiney y a Julian García Valverde, al presidente de Alugasa, Antonio Barrera de Irimo, que en otras ocasiones había adoptado una postura más secundaria. Las negociaciones han dejado al margen la cuestión del recurso presentado por Alugasa en la sala primera del Tribunal Supremo, contra el laudo arbitral realizado por Fernando Suárez en la disputa de precios de la alúmina que entregaba el grupo alumínico de San Ciprián a Alugasa.Según la interpretación de esta última sociedad, este recurso no tiene ninguna significación especial y tan sólo es un mero trámite que, en circunstancias normales, una empresa se ve obligada a realizar para agotar el procedimiento jurídico.

El arbitraje de equidad, sobre el que Alugasa recurrió el pasado 30 de marzo, fuerza a esta sociedad a pagar a Alúmina Española más de 4.700 millones de pesetas en concepto de la diferencia de precio que abonaba por la alúmina y el que se facturaba.

Tras Ja presentación del recurso, Alugasa informó a Endasa, en una carta fechada el día 3 de abril, que la sociedad se consideraba eximida del pago de la deuda (no de los intereses de los créditos internacionales, como se informó por error), en tanto se pronunciaba el Supremo. Alugasa disputa también el importe global de la deuda y aduce que el total de la diferencia de precios devengada apenas supera los 2.200 millones de pesetas.

La presentación del recurso por parte de Alugasa, en cualquier caso, no ha modificado la postura de negociación que mantienen todas las partes, según fuentes próximas a las sociedades involueradas. No obstante, Alúmina Española se encuentra estudiando la posibilidad de ejercer una acción precautoria ante el mismo Supremo, de forma que pueda presentar un ejecutivo sobre el importe de la deuda, según confirman fuentes solventes. Esto se haría, al parecer, si el recurso de Alugasa fuera admitido a trámite, lo que se da por descontado a menos que exista un grave defecto de forma, lo que no parece posible.

Mientras tanto, fuentes solventes estiman que, al margen de la, batalla legal, las negociaciones buscan acelerar en todo lo posible la búsqueda de una solución negociada que resuelva el gravísimo problema de la suspensión de pagos del grupo. En este sentido, en medios responsables del INI se confia en mantener la fecha del 30 de junio como límite para conocer, al menos, el desenlace y poder dar soluciones definitivas a los acreedores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 1983

Más información

  • El recurso de Alugasa ante el Supremo, mero trámite