Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

HB se pronuncia mayoritariamente contra la presencia en las instituciones

La coalición Herri Batasuna mantendrá su presencia en los ayuntamientos pero permanecerá alejada del resto de las instituciones autonómicas y del Estado, tal y como ya se había anunciado hace algunas semanas. Esta decisión, anunciada ayer oficialmente, ha sido adoptada a la vista de las posturas mayoritarias registradas en la coalición al término del debate iniciado cuatro meses atrás frente al resto de la militancia -40%. en Navarra, 10% en Alava y 20% en Guipúzcoa y Vizcaya- favorable a la intervención en la política institucionalLos resultados obtenidos entre los partidiarios de, participar o no en las instituciones que, en opinión de los observadores, revelan la correlación de fuerzas existente entre los sectores de la coalición más proclives a una política de negociación, reflejada en torno a la mesa para la paz, y sus detractores, próximos en sus posiciones al ala más dura de los milis, "han sido asumidos por el conjunto de la militancia sin contradicciones", manifestaron miembros de la mesa nacional, el máximo organismo de dirección de HB, en la conferencia de prensa celebrada ayer.

El debate, en el que han participado directamente más de 6.000 delegados, con una mayor representatividad por parte de las organizaciones más fuertes de Guipúzcoa y Vizcaya, ha confirmado "la existencia de criterios diferenciados" según manifestó "el dirigente Jon Idígoras, aunque a la vez, "ha permitido verificar el mandato político de las bases respecto a la anterior legislatura y la posibilidad de romper con una política provincialista en favor de una mayor conexión de la militancia".

El también dirigente vizcaíno, Txomin Ziluaga, advirtió que se ha producido un retroceso en la política del PSOE respecto al País Vasco y a sus posturas relativas a temas como el de la ikurriña en Navarra, y apoyó su afirmación en hechos tales como el recurso presentado por el gobierno socialista ante la ley del eusquera aprobada por el Parlamento autónomo que, en su opinión, "suponen un desprestigio de las alternativas e instituciones autonómicas."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de marzo de 1983