Johnny Weissmuller,

el veterano actor que encamó al legendario Tarzán, se encuentra gravemente enfermo y esperando la muerte en el puerto mexicano de Acapulco, informa Efe. El diario Excelsior informaba recientemente que la imagen del que fuera El rey de la selva en el cine se había difuminado y sólo quedaba el recuerdo, debido a que Tarzán Weissmuller nunca logró recuperarse dé una enfermedad cardiaca. Desde 1980 el intérprete del clásico personaje de la selva reside en el puerto de Acapulco, donde desea morir, por lo que sus familiares y amigos han adquirido ya una parcela en un cementerio del puerto mexicano. Weissmuller ve pasar la vida desde una silla de ruedas, pues sufre una parálisis, y es atendido únicamente por su esposa, María Teresa Elizabette, que pide a los fotógrafos que se acercan a la residencia que no molesten a su marido, dado su grave estado de salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 1983.