Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cine en la pequeña pantalla

La parodia de 'El ceniciento'

Aunque con el título de El ceniciento se había estrenado ya una película interpretada por Gila en 1955, así se llamó también la parodia que realizó Frank Tashlin al servicio del cómico de moda, Jerry Lewis. En lugar de una desamparada jovencita, el papel de quien sufre las perversidades de una implacable madastra fue interpretado por un hombre, que, como señala el cuento de Perraut, pierde también sus zapatos a las doce de la noche al huir de las insinuaciones de la exquisita princesa de turno.La humorada fue muy bien recibida por los críticos franceses. Uno de ellos, Gerard Recasens, en su libro sobre la obra de Jerry Lewis dice que El ceniciento (Cindercella, 1960) "no debe verse como una película simplemente cómica; hay que saber entregarse a su encanto y degustar su fascinación. El denominador común de la película no es la risa, sino la película que nace de sus insólitos decorados, de algunos chistes y de sus disparatadas situaciones. El filme, por el esplendor mágico de su universo coreográfico y musical, escapa del género burlesco. Es un melodrama que emociona y que concluye como una ensoñación, un melodrama sublimado justificado por la transfiguración estética de su puesta en escena, más propia de una comedia musical". No fue tan entusiasta la crítica española, a pesar de que toda ella coincidió en que Jerry Lewis demostraba una vez más su talento para heredar el sentido del humor de Stan Laurel. No era mejor cómico que Chaplín y Keaton, como dijo Godard, pero también era muy bueno.

El ceniciento se emite a las 21

30 horas por la segunda cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 1983