Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Bonn apoya decididamente el ingreso de España en la CEE

La República Federal de Alemania (RFA) asumió con el año nuevo la presidencia de la Comunidad Económica Europea (CEEI y el Gobierno de Bonn está dispuesto, al menos verbalmente, a apoyar el ingreso de España y Portugal y acelerar las negociaciones comunitarias con los países de la Península Ibérica, según declaró el ministro de Asuntos Exteriores de la RFA, el liberal Hans-Dietrich Genscher.

El Gobierno de la RFA se mostró, desde la implantación de la democracia en España, siempre muy favorable: al ingreso de España en la CEE. Con la llegada de los socialistas al poder en Madrid y los planes de congelar la presencia de España en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en Bonn se ha agudizado la sensibilidad para el problema del ingreso de España en la CEE.Genscher llegó a decir en un debate parlamentario que no se puede pretender que España contribuya con la sangre de sus soldados a la defensa de Occidente en la OTAN y luego no se beneficie de las ventajas económicas.

Desde el 1 de enero, la RFA ha asumido la presidencia de la CEE. Genscher saca a relucir en todas sus declaraciones el tema de la ampliación comunitaria. En una declaración oficial, en vísperas de asumir la presidencia Genscher escribió que es necesario realizar un esfuerzo especial en las negociaciones para el ingreso de Portugal y España y para adaptar las regulaciones de la CEE a las producciones agrarias del Mediterráneo.

El ministro de Exteriores de la RFA añadió que "todos los Estados de la CEE están tomados por la palabra, para que las democracias de la península Ibérica sean lo más pronto posible miembros de la CEE y contribuyan a fortalecer política y económicamente la Europa libre".

Motivos políticos

En el Gobierno de Bonn existe la convicción de que España y Portugal tienen que entrar en la CEE por motivos políticos. Así lo resaltó una vez más Genscher en una entrevista con la radio del Sarre el pasado 31 de diciembre, cuando al exponer los objetivos de la presidencia alemana en la CEE dijo que "haremos todo para que las negociaciones de ingreso con Portugal y España avancen". Genscher añadió que el motivo para dar ese impulso a las negociaciones es que esos Estados y los demócratas en esos Estados han optado por Europa y no podemos decepcionar esas expectativas, sino que tenemos que llegar rápidamente a una conclusión de las negociaciones de ingreso. Esto supone también un fortalecimiento para Europa. No sólo trae ventajas para esos dos países".

Sobre las posibilidades de que Bonn pueda dar un impulso importante a la negociación de ingreso de España en la CEE existen dudas. El actual Gobierno de la RFA es un Gobierno de transición, hasta que el próximo 6 de marzo salga uno nuevo de las elecciones federales anticipadas por la ruptura de la coalición entre socialdemócratas (SPD) y liberales (FDP). Mientras se forma en marzo un nuevo Gobierno, donde es más que dudosa la presencia de Genscher y los liberales, pasará otro mes y casi habrá concluido ya la presidencia alemana en la CEE. El actual Gobierno de la RFA ha anunciado ya planes para reducir drásticamente la reagrupación familiar de los hijos de emigrantes de países no comunitarios. Según estos proyectos, los niños mayores de seis años residentes en España y Portugal y otros países no comunitarios no podrán reagruparse con sus padres en la RFA. Excluir a España y Portugal, como futuros países comunitarios, de estas medidas sería una piedra de toque adecuada para probar efectivamente la voluntad real del Gobierno de Bonn de favorecer la integración de España y Portugal en la CEE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 1983

Más información

  • La República Federal de Alemania asume la presidencia de la Comunidad