_
_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Las tarifas de Iberia

A propósito de la carta del señor A propósito de la e jefe de Prensa de Iberia, aparecida en EL PAIS el día 2 de diciembre, me permito hacer las siguientes puntualizaciones:1. Es igual hacer en primer lugar el descuento 33% y luego aplicarle el 40%, que hacer el 40% y luego aplicarle el 33%. Señor Güell, el orden de los factores no altera el producto. Lo que usted no ha respondido es la causa de que el descuento sea fraccionado y no acumulativo. Yo preguntaba por la legalidad de su procedimiento, máxime cuando hacen lo mismo en el caso de los descuentos legales como son residencia más tarifa nocturna (quizá el Ministerio de Comercio o el Instituto para la Defensa del Consumidor tengan algo que decir sobre esto).

2. El señor Güell nos dice que esta minitarifa es "aplicable a toda las rutas (no todos los vuelos)". Para poner un ejemplo: diariamente púa Madrid existen cuatro (cinco, en sábado) vuelos desde Tenerifé.

La citada tarifa se aplica a un solo vuelo por día (muchas veces el nocturno) y a quince plazas de ese vuelo. Con tantas ventajas (para Iberia) ya se suponen los inconvenientes para el usuario: a) sacarlo al menos con uno o dos meses de antelación b) no poder cam biarlo c) en caso de hacerlo, perder el 50% del billete, etcétera.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Quisiera finalizar con la siguiente reflexión: Los españoles que vivimos en Canarias no nos podemos desplazar a cualquier lugar de la geograrla peninsular o insular sino por avión (de las tarifas de Transmediterránea mejor es no hablar, sin mencionar el tiempo de duración del viaje). Y, sin embargo, pagamos con nuestros impuestos el déficit de Renfe y de otros transportes públicos que no usamos. Y a excepción de'algunos funcionarios privilegiados (militares, policías, etcétera), los demás trabajadores y funcionarios debemos costearnos de nuestros bolsillos cualquier desplazamiento a la Península.

El mantenimiento, pues, de unas tarifas económicas sería, a la larga, una buena inversión política y social./

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_