Antena del Ebro, clausurada por orden gubernativa

Antena del Ebro, una emisora de FM de Zaragoza que funcionaba sin licencia desde hace dos meses, acaba de ser clausurada a instancias de la autoridad gubernativa, según orden de la Secretaría Técnica del Régimen Jurídico de Radiodifusión. En las causas del cierre se le acusa de clandestinidad. La emisora carencia de concesión administrativa, pero para sus promotores hay una notable diferencia entre ser ilegal, lo que admiten, y clandestino, que rechazan.

La existencia de la emisora era sobradamente conocida; facilitaban su dirección y teléfono en sus emisoras y se da la curiosa circunstancia de que recibían información habitual de los organismos oficiales, incluido el Ministerio de Cultura, cuya delegación se encuentra situada en la misma calle, en el paseo de María Agustín, pocos números más abajo, y que fue el que comunicó y ejecutó la orden de clausura. En la visita del Papa a Zaragoza, la emisora colaboró emitiendo también mensajes de protección civil, que depende del Gobierno Civil de la provincia.

Una emisora joven y modesta

Antena del Ebro es una emisora modesta, que comenzó a funcionar el 24 de septiembre de este año, promovida por un grupo de quince jóvenes, que se instalaron en el domicilio de uno de ellos. En el equipo técnico invirtieron sólo 300.000 pesetas. Emitían únicamente por la noche, desde las 22.30 horas, durante tres horas y media, que se ampliaba en una más los fines de semana. El soporte de su programación era la música, los conte nidos culturales -incluyendo, por ejemplo, lecturas poéticas- y la información local, especialmente viva, con entrevistas políticas, mesa redonda o noticias desde la calle. No hacían publicidad y, por tanto, aseguran que no han incurrido en ningún delito fiscal.La emisora solicitó la correspondiente licencia el mismo día en que salió publicado el decreto de concesión de frecuencias, y al no obtener respuesta alguna durante más de dos años decidieron salir al aire.

Sí afirman estar inscritos en el Registro Civil como sociedad de radiodifusión y dados de alta en Hacienda.

Los fundadores de Antena del Ebro consideran que el reparto de concesión de FM es un tanto arbitrario, y aseguran que el cierre que les ha afectado es anticonstitucional, porque supone un ataque a la libertad de expresión y a la libre empresa, que el máximo texto legal defiende. Están dispuestos a volver a emitir y no comprenden las motivaciones reales de la clausura, cuando otras emisoras producen interferencias y cambian o amplían su frecuencia sin que se acometa medida alguna.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS