Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los turcos acudieron disciplinadamente ayer a las urnas en el referéndum constitucional

Millones de electores turcos acudieron ayer a las urnas para ratificar, por amplia mayoría, que las cifras iniciales fijaban en el 92%, la nueva Constitución, que, en palabras del actual jefe del Estado y principal impulsor del nuevo texto legal, general Kenan Evren, "asegurará a la nación un período de paz y seguridad".

A medianoche de ayer, cuando se había escrutado aproximadamente un 15% de los sufragios emitidos, los votos favorables a la nueva ley fundamental suponían el 92%, mientras que los contrarios a la Constitución redactada por el régimen militar eran del 8%. No se facilitaron datos sobre porcentaje de abstenciones o de votos nulos.El Gobierno turco tampoco había informado anoche de posibles incidentes registrados durante el plebiscito constitucional. Una nota colocada en el centro de Prensa de Ankara señalaba que un informe sobre tales incidentes se haría público el lunes. En general parece que la votación transcurrió con normalidad, aunque un incidente no confirmado habría tenido lugar en el colegio electoral donde votó el primer ministro, Bulent Ulusu. Según una agencia de noticias occidental, uno de los miembros de la escolta de Bulusu pidió a gritos el voto negativo para el proyecto de ley fundamental. El guardián habría sido detenido, según esta información, que no fue ni confirmada ni desmentida oficialmente.

La campaña electoral del régimen militar que gobierna Turquía desde hace más de dos años, y que en las últimas semanas se adjudicó el monopolio de "explicar la nueva Constitución al pueblo", sin permitir voces disidentes, ha estado basada en los conceptos de orden, paz y seguridad, en contraposición a la grave crisis política y económica que sufría el país antes del golpe de Estado de septiembre de 1980.

Automáticamente presidente

El general Evren, que si la Constitución es aprobada pasará a ser automáticamente presidente de la República por siete años, dijo en su último mensaje a la nación, antes del plebiscito, que la nueva ley fundamental tiene el objetivo de "aportar calma a vuestras casas, a vuestros puestos de trabajo, a vuestros campos. Es una Constitución que os permitirá, a vosotros y a vuestros hijos, no revivir las atrocidades del pasado".La intensa propaganda oficial y el hecho de que el voto haya sido obligatorio para los mayores de veintiún años dejaban pocas dudas sobre el resultado de la consulta. Las personas que no hayan votado sin causa justificada quedarán sin derechos políticos durante los próximos cinco años y no podrán participar en las elecciones legislativas, previstas para dentro de un año, ni en las regionales o municipales que pudieran celebrarse.

Colas en los colegios

Desde primeras horas de la mañana, y pese al intenso frío reinante, podían verse colas en los colegios electorales de Ankara. Los más de 82.000 colegios electorales estuvieron abiertos durante once horas para recibir los sufragios de los casi veintiún millones de votantes censados. El censo se realizó a mediados del pasado mes de septiembre, con el mismo estilo drástico con que el régimen del general Evren ha realizado otras muchas cosas: un toque de queda de catorce horas de duración mantuvo un domingo en sus domicilios a todos los ciudadanos, a la espera de que los agentes del censo pasaran por sus casas para registrar a quienes estaban en edad de votar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1982

Más información

  • A medianoche de ayer, los votos favorables a la nueva Constitución suponían el 92%