Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cuentas del Mundial-82, sin aprobar por falta de justificantes

La gestión económica del Mundial-82 aún no ha sido aprobada porque aún hay justificaciones que están en camino. El balance provisional presenta un superávit próximo a los 47 millones de pesetas. Este excedente desaparecerá en breve, porque aún hay que atender algunas obligaciones, por lo que el presupuesto quedará equilibrado. Raimundo Saporta, presidente del Comité Organizador del Mundial-82, reconoció ayer, en conferencia de Prensa celebrada en Madrid, el fracaso de su ilusión de obtener beneficios, que era lo que había prometido, "pese al momento delicado en que se disputó el Mundial".Los 10.000 millones destinados al Mundial-82 se dividieron en dos capítulos proporcionales. La mitad, para préstamos, y la otra mitad, a fondo perdido. Correspondientes a este apartado, se han ingresado 4.956.848.890 pesetas procedentes de los reintegros de las sedes (seis millones), saldo inicial (siete millones), intereses bancarios y depósitos (72 millones), Mundiespaña (166 millones), quinielas (2.270 millones) y lotería (2.433 millones). En el balance provisional cerrado ayer, los gastos fueron inferiores en 46.916.153 pesetas a los ingresos.

Un balance provisional

El señor Barrios, interventor del Estado, no comentó la gestión económica, "pues se trata de un balance provisional y que se aprobará cuando esté presentada la totalidad". El señor Cazorla, representante del Ministerio de Hacienda, añadió que faltan todavía algunas justificaciones por llegar para que las cuentas sean aprobadas, y aseguró que la cantidad disponible que hay desaparecerá en cuanto se atiendan algunas obligaciones pendientes: "Nos hubiéramos pasado de listos si hubieran existido ganancias, ya que el Comité Organizador no puede ser una sociedad de lucro".

El principal problema planteado ahora en relación con el Mundial82 es el coste de las obras de reconversión de los campos de fútbol. En ellos se tuvieron que habilitar dependencias interiores, obligadas por la FIFA (Federación Internacional de Fútbol), cuya utilidad ahora es nula e incluso dificultaría el movimiento de los espectadores.

La Federación Española de Fútbol estimó que este desmontaje supondría doscientos millones de pesetas. El señor Eced, representante del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, aclaró que el Comité Organizador del Mundial-82 no tiene ninguna responsabilidad legal de devolver a los campos de fútbol su infraestructura interior original: "Se destinó un dinero para cumplir el contrato entre la FIFA y la Federación Española, en el sentido de las mejoras que había que realizar, pero nunca se habló de reservar una cantidad para el desmontaje de estas obras temporarias. Lo que sí hará el Comité Organizador será utilizar sus oficios para compensar este imprevisto, al tiempo que la Federación Española estudie con seriedad el tema, porque no se puede explicar que unos clubes pidan cuarenta millones de pesetas y otros nada". Sobre el tema, Raimundo Saporta intervino para decir que "la Federación Española de Fútbol podría afrontar los gastos con los beneficios que va a obtener del Mundial".

El balance provisional de las cuentas presentado por el Comité Organizador del Mundial-82 contiene once apartados. En ellos se explica, muy genéricamente, cómo se han gastado los casi 5.000 millones de pesetas que había a fondo perdido.

Inversiones y gastos en campos de fútbol y centros de Prensa, 2.073.746.741 pesetas.

Personal, 451.029.263 pesetas: 145 millones para personal del Comité Organizador, 116 millones para eventual, 103 millones para seguridad social, 75 millones para personal de sedes y once millones para técnico.

Publicaciones, promoción y divulgación, 358.593.003 pesetas: 177 millones para artículos de promoción, 177 millones para publicidad y 72 millones para publicaciones.

330 millones en actividades sociales

Reuniones, recepciones y actividades culturales, 330.203.853 pesetas: 201 millones para actos diversos, 55 millones para actos culturales, 33 millones, para atenciones sociales, quince millones para recepciones a autoridades, trece millones para reuniones de trabajo, cinco millones para exposiciones y otros tantos para gastos de representación de las sedes.

Estudios, proyectos, trabajos técnicos y colaboraciones, 191.179.959, de los que cuatro millones corresponden específicamente a este apartado. El resto: 97 millones para nuevos servicios y abono a RTVE para derechos de señal, 62 millones para proceso de datos, veinticinco millones para acreditaciones, 947.000 pesetas para billetaje y 87.000 para patentes y marcas.

Alquileres y mantenimiento de inmuebles, 187.381.226 pesetas: 180 millones para oficinas del Comité Organizador, dos millones para mantenimiento de los alquileres en las sedes, un millón para reparaciones en los alquileres de las sedes, otro para limpieza y 379.000 pesetas para otros inmuebles y servicios.

Alojamiento y transportes, 156.563.329 pesetas: 124 millones en transportes, trece millones en servicios del parque móvil, doce millones en alojamientos y cinco millones en dietas.

Seguros, 112.103.491 pesetas.

Oficinas, 96.4112.790 pesetas: 41 millones para comunicaciones, veinticuatro millones para material no inventariable, ocho millones para equipos de oficina, siete millones para obras en oficinas, otros tantos para conservación y alquiler de maquinaria, tres millones para suscripciones a prensa y 260.000 pesetaspara giros y transferencias.

Mobiliario y material, 28.575.636 pesetas: trece millones para mobiliario de las sedes, ocho millones para material deportivo y señalización, cuatro millones para material de protocolo y 900.000 pesetas para otros materiales.

Vestuario y uniformidad, 21.880.023 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1982

Más información

  • El superávit de 47 millones de pesetas desaparecerá, porque hay obligaciones pendientes