Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre elecciones generales

Empresarios de Castilla, Cantabria y Rioja abogan ante Landelino Lavilla y Manuel Fraga por la coalición UCD-AP

Los partidos políticos ultiman sus listas de candidatos y sus contactos ante posibles coaliciones, mientras se acercan las fechas del comienzo de la campaña electoral. Siguiendo de cerca el proceso político, los empresarios, a través de la cúpula de la CEOE, lamentaban ayer la decisión de UCD de no concurrir en coalición con Alianza Popular, y aseguraban que no harán distinciones y que serán escrupulosamente neutrales en su apoyo a cuantas opciones políticas concurran a lo próximos comicios y defiendan su modelo de sociedad de economía libre de mercado. Así lo manifestaba José Antonio Segurado, el número dos de la gran patronal, que recibió por separado a Landelino Lavilla y a Manuel Fraga. Mientras, el CDS de Súarez, anunciaba la omposición de 25 gestoras provinciales, y mostraba su escepticismo ante el rechazo de UCD a la gran derecha. En el PSOE, según se completan las listas por provincias, uno de sus mas destacados representantes, Luis Gómez Llorente, anunciaba su intención de no presentarse a las elecciones, para dedicarse a su actividad profesional en el campo de la enseñanza.

El empresariado de la zona centro, región que engloba las circunscripciones que, según los expertos, pueden decidir las próximas elecciones legislativas, se reunieron ayer, por separado, con los presidentes de UCD, Landelino Lavilla, y de Alianza Popular, Manuel Fraga. Decididos partidarios de la coalición UCD-AP, hicieron ver a ambos líderes políticos cuanto lamentaban su decisión de concurrir por separado a las urnas. No obstante, y ante las seguridades dadas por Lavilla de que UCD no tiene voluntad de gobernar con el PSOE, los empresarios manifestaron a ambos líderes que no harán distinciones y que serán exquisitamente neutrales en su apoyo a cuantas opciones políticas defiendan su modelo de sociedad de economía de mercado.

José Antonio Segurado, en su calidad de presidente de los empresarios madrileños y del Consejo de Organizaciones Empresariales del Centro de España (COECE), invitó a comparecer a ambos líderes políticos ante la primera reunión de esta última organización. Presidentes y secretarios generales de las patronales de once provincias de Castilla-León, Segovia, Cantabria, Rioja y Madrid, expusieron a Landelino Lavilla por la mañana,' y a Manuel Fraga, en el transcurso de un almuerzo, los problemas y perspectivas electorales de la derecha en cada una de sus respectivas provincias.Landelino Lavilla, acompañado por Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, que no despegó los labios, escuchó una a una las intervenciones de los once presidentes provinciales de la patronal COECE. Once discursos en que, con mayor o menor ardor, se expuso el desencanto empresarial por no haber fructificado el acuerdo inteligente que ellos propiciaban entre las fuerzas de centroderecha, Las posibilidades electorales de esta coalición en sus respectivas provincias, afirmaron, eran mucho mayores que las que tienen UCD y AP por separado.

Necesidad del centro

Landelino Lavilla, tras encajar estas lamentaciones empresariales, reiteré sus tesis sobre la necesidad de una fuerza de centro progresista en España. Un centro progresista, matizó, cuya frontera está en el socialismo. Partido con el que UCD no va a participar en tareas de Gobierno.

Al término de la reunión, forzado por la amplia presencia de periodistas, Landelino Lavilla que rehusó una conferencia de prensa formal- realizó unas mínimas declaraciones. En ellas reconoció el desencanto expresado por algunos empresarios, calificó de positivo el encuentro y enmarcó el mismo en los múltiples contactos que viene manteniendo con los distintos grupos sociales. Estos contactos, según Lavilla, sirven para conocer los problemas reales de la sociedad y tratar de recogerlos, con las posibles soluciones, en el programa electoral de su partido.

José Antonio Segurado, que en la reunión combinó los elogios a la valentía de Lavilla, por no haber abandonado UCD tras la derrota del congreso de Mallorca y por haber aceptado relevar a Calvo Sotelo en la presidencia del partido, con manifestaciones de pesar por la frustrada coalición UCD-AP, expresó ante los periodistas su respeto hacia la decisión de los partidos de concurrir por separado a las elecciones. Recalcó las seguridades dadas por el presidente de Unión de Centro Democrático de que no gobernará con los socialistas y manifestó que, en principio, los empresarios apoyarán todas las opciones que defiendan su modelo de sociedad.

Nada más terminar la reunión con Lavilla, los empresarios de la COECE se trasladaron a un restaurante donde les aguardaban Manuel Fraga, Jorge Verstrynge y Luis Ortiz. El encuentro entre los empresarios y los dirigentes de Alianza Popular se desarrolló de forma similar al que acababa de celebrarse con el presidente de UCD, pero en un ambiente mucho más cálido. Fraga, entre la lubina y el sorbete , habló por los codos, insistió en que había hecho todos los esfuerzo posibles para que la coalición con UCD fructificase y que si ésta no se había producido no era responsabilidad suya, escuchó las once exposiciones de los presidentes de las distintas patronales, contestó a las mismas, y aún encontró tiempo para salpicar sus intervenciones con chistes sobre "los atributos de la señora Thatcher". Verstrynge y Ortiz prácticamente no intervinieron.

Calor en torno a Fraga

Al término del almuerzo, Manuel Fraga cortó tajante a los periodistas con un "no hay declaraciones". No obstante, en las únicas palabras que rebasaron su mutismo, aprovechó para decir que este era un encuentro más de los muchos que mantenía y que Alianza Popular es un partido interclasista. interrogado sobre si los representantes de los empresarios le habían echado muchos piropos, dijo mientras bajaba las escaleras del restaurante: "Mire usted, a mi edad los únicos piropos que me interesan son los pocos que me dirigen las jovencitas".

En el almuerzo, según informaciones recogidas de distintos asistentes, alguno de los presidentes de las patronales expuso reparos, en su intervención, a los hombres de Alianza Popular en su circunscripción. La mayor parte de ellos, que no conocían personalmente a los líderes de IJCD y AP, se mostraron muy satisfechos de este encuentro y de que Lavilla y Fraga hubieran escuchado sus puntos de vista. Máxime cuando ambos políticos les aseguraron que tendrían en cuenta sus opiniones en la confección de los programas electorales.

En ninguno de los dos encuentros, según aseguraron políticos y empresarios, se habló del tema de las aportaciones financieras de los patronos a las campañas electorales de UCD y Alianza Popular. Estos temas, según un destacado empresario, nunca se tratan en reuniones tan concurridas y tan públicas.

La CEOE ante Suárez

Por otra parte, al término de la reunión de la mañana, el presidente de CEIM fue preguntado sobre si el apoyo anunciado por los empresarios a las fuerzas que defiendan su modelo de sociedad abarcaría también al CDS de Adolfo Suárez. Segurado respondió: "Cuando conozcamos detalladamente el programa del señor Suárez, me pronunciaré. Sin embargo, Adolfo Suárez ha dicho públicamente que gobernaría con el socialismo".

La intensa jornada de encuentros entre políticos y empresarios, organizada por José Antonio Segurado, no pudo completarse con la comparecencia del vicesecretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Alfonso Guerra, a pesar de existir desde hace semanas una invitación al mismo sin fecha determinada.

Segurado, que ha recalcado una y otra vez que estos encuentros y estas manifestaciones no las hace en su calidad de vicepresidente de la CEOE, sino como presidente de los empresarios madrileños y de la región centro, había mantenido hace unas semanas una entrevista privada de dos horas con Landelino Lavilla en la que insistió al presidente de Unión de Centro Democrático sobre la necesidad de un acuerdo inteligente entre todas las fuerzas que defienden un mismo modelo de sociedad con economía dé mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de septiembre de 1982

Más información

  • El presidente centrista asegura que no gobernará con el PSOE