Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siguen las protestas laborales en los centros de Standard

Prosiguieron ayer las acciones de protesta en las factorías de Standard Eléctrica contra el expediente de regulación temporal de empleo que afecta a 1.344 trabajadores. En Barcelona, según informa Efe, continúan encerrados unos veinticinco trabajadores.Por otra parte, en la última reunión del comité regional del Partido Comunista de Castilla-La Mancha celebrada en Ciudad Real esta misma semana, se ha analizado la situación planteada a los 237 trabajadores y sus familias afectados por la regulación de empleo de Standard en su factoría de Toledo, denunciando en primer lugar tal medida por haber sido tomada con carácter unilateral por la empresa, sin consulta con las organizaciones sindicales y en pleno período de vacaciones, informa Alfonso Castro.

Esta medida, en opinión del Partido Comunista "viola además los acuerdos entre la multinacional americana y la Administración española. Según el mismo, la empresa se comprometía a la creación de empleo a cambio de créditos, bonificaciones fiscales y moratorias en el pago de la Seguridad ineficacia de soluciones meramente coyunturales. A nuestro juicio la garantía de estos puestos de trabajo y los de otras empresas del sector debe basarse en una reconversión de estas empresa basada en los intereses nacionales y que se concreta en cubrir la actual demanda de teléfono; en impulsar la producción de centrales telefónicas del sistema PC 2.000; promover y desarrollar nuevos sistemas como los derivados de la aplicaón de la energía solar y de la telemática, que actualmente son importados de otros países; abrir nuevos mercados y, por último, adaptar la plantilla de Toledo a las nuevas producciones".

Por su parte, UGT, en un comunicado hecho público ayer, califica el fraude para el conjunto del país, expediente de regulación de empleo presentado por la dirección de la empresa. Según la central socialista, de llevarse a cabo la regulación de empleo, supondría para la empresa un ahorro de setecientos millones de pesetas, corresondientes a los salarios de los trabajadores afectados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982