Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La historia del atletismo español en los europeos, salpicada de fracasos y escasa participación

Los campeonatos europeos van a cumplir su decimotercera edición la próxima semana en Atenas, donde ya se celebraron en 1969. Hasta ahora, 79 atletas españoles han acudido a ocho certámenes continentales. El balance, una medalla de oro: la de marcha de Llopart, en los últimos campeonatos. No ha habido más subidas al podio. En esta edición acudirán veinticinco atletas, más que nunca; salen hoy hacia Atenas con posibilidades de batir otro récord, el de finalistas, en una edición, cifrado en tres. Hasta ahora, la actuación española en estos campeonatos se mide por los fracasos.

La historia de los campeonatos europeos comenzó en 1934, cuando se disputó la primera edición en Turín. Fueron cinco españoles: Llana, Formica, Macías, Amorós y Manuel González. La actuación fue calamitosa en cuanto a resultados. La contienda bélica civil y el nivel deportivo español impidó acudir a las cuatro siguientes ediciones (París, 1938; Oslo, 1946; Bruselas, 1950, y Berna, 1954). En 1958 siete españoles acudieron a unos europeos, en Estocolmo. Amorás, octavo en 10.000, fue el mejor de la expedición, compuesta también por Marín, Barris, Molins, Manuel Alonso, Isasa y Navarro.En 1962 sólo estuvieron a Belgrado cuatro representantes: Esteban, Barris, Campra y Areta. Pasaron completamente inadvertidos. Cuatro años después, en Budapest, Carlos Pérez fue cuarto en la maratón; Sola, quinto en pértiga, y Esteban, séptimo en 800. Nombres importantes en la historia del atletismo nacional, como Paraíso, Haro, Alvarez Salgado y Garriga, tuvieron una actuación anónima.

Garriga, el mejor en 1969

En Atenas (1969) volvieron a participar siete españoles, con peor suerte. El mejor, Garriga, décimo en altura. Magariños, Galloso, Blanquer, Cano y Carlos Pérez completaron la delegación. En los campeonatos de Helsinki de 1971, la representación española estuvo compuesta por un número importante. No por ello se mejoraron resultados anteriores. Al menos, no se quedó mal con Alvarez Salgado y Haro, quintos en 5.000 y 10.000 metros, respectivamente; Agustín Fernández, octavo en maratón, y Areta, décimo en triple salto. Por vez primera hubo representantes femeninas: Josefina Salgado, Coro Fuentes y Belén Azpeitia. No quedaron bien, pero tampoco peor que Paraíso, Sarría, Fernández Ortiz, Burgos, Soriano, Suárez, Cano, Hidalgo y Carlos Pérez.En 1974 acudieron de nuevo dieciséis atletas españoles a la cita europea, esta vez en Roma. Lo mejor, el sexto puesto del relevo 4 X 100, con Paraíso, Sarría, Sarraáqueta y Arnau, el séptimo de Carmen Valero en 1.500 y el octavo de Haro en 10.000. Los demás, en sus actuaciones individuales, no hicieron nada, como Martínez, Arnau, Sarría, Ballbé, Cerrada, Campos, Calleja, Lloveras, Marqueta, Perarna , Blanquer, Cano y Agustin Fernández.

Y llegaron los europeos de 1978, en Praga, con récord de inscripción: diecisiete atletas. Hubo grandes luchas internas para que se seleccionaran a los marchadores. Eran unos desconocidos, incluso para algunos entrenadores que en el aeropuerto saludaron a unos periodistas creyendo que eran Llopart y Marín. Fueron primero en 50 kilómetros marcha y quinto en 20, respectivamente.

Por primera vez subió un español al podio y en él estuvo más tiempo que ninguno. Sencillamente porque los checoslovacos, al no haber escuchado nunca el himno español, no sabían por dónde cortar y lo pusieron entero. José Alonso también estuvo entre los destacados; fue séptimo en 400 vallas con una actuación personal impecable: en semifinal y final mejoró el récord de España.

La mediocre participación de los demás quedó cubierta con el éxito de Llopart. Pero para algunos significó el comienzo de su proyección internacional. Estos fueron Abascal, Moracho, Cerrada, Domingo Ramón, Sarria, Lloveras, Jorba, Campos, Solanas, Oriol, Romero, Montserrat Pujol, Rosa Colorado y Carmen Valero, para quien estos europeos señalaron el comienzo de su retirada forzosa; actuó enferma y los médicos tardaron años en saber de qué.

Ocho atletas de los veinticinco seleccionados para los campeonatos europeos correspondientes a la 13ª edición ya estuvieron en la anterior. Llopart, Marín y Alonso tienen el compromiso de continuar en primera línea; los restantes, de escalar posiciones. Moracho fue semifinalista en 110 vallas y los otros, eliminados en sus series: Abascal, en la de 1.500; Domingo Ramón, en la de 3.000 obstáculos, y Montserrat Pujol y Rosa Colorado, en las de 400 vallas.

17 debutantes

Los diecisiete restantes seleccionados van a debutar en unos campeonatos europeos. Para algunos, como culminación a una vida deportiva en la que es ahora, a los 35 años, cuando están en sus mejores marcas, casos de Santiago de la Parte, Iciar Martínez y Pilar Fernández. Para otros, como presagio de una dilatada actuación en certámenes internacionales, pues Miguel del Moral acude a estos europeos con veintiún años, la misma edad que Montserrat Pujol, que ya debutó en los campeonatos continentales con diecisiete.Todos, a excepción de Heras, perciben dinero de la Federación Española de Atletismo en forma de becas; además algunos residen o comen en las residencias Blume de Madrid y Barcelona. De los veinticinco seleccionados hay doce que perciben 75.000 pesetas mensuales por tener la categoría olímpica -Trabado, Abascal, Prieto, Moracho, Alonso, Ruiz, Sánchez Vargas, Domingo Ramón, Corgos, Llopart, Marín y Montserrat Pujol-, a la que pertenecen cuatro más -Páez, José Luis González, Cerrada y Cid- que no estarán en los campeonatos.

Luego hay seis atletas más con una nóminia de 25.000 pesetas -Benjamín González, Pacheco, Torres, Cabrejas, Moral y Rosa Colorado- y otros tantos con 15.000 -Vera, De la Parte, Alcalde, Pilar Fernández, Mercedes Calleja e Iciar Martínez-. En el grupo dominan los estudiantes y solteros, aunque hay quien es economista (Iciar Martínez) y madre de dos niños (Pilar Fernández).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 1982

Más información

  • De 79 españoles, Llopart, el único que subió al podio