Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El 28 de octubre, elecciones generales

Se intensifican las presiones sobre Lavilla para formar la coalición entre UCD y Alianza Popular

El presidente de Unión de Centro Democrático (UCD), Landelino Lavilla, está recibiendo fuertes presiones, desde dentro y desde fuera del partido, para formalizar la coalición electoral con el partido de Manuel Fraga, Alianza Popular (AP). Según fuentes muy próximas a Lavilla, éste se entrevistó en la mañana de ayer, en el palacio de la Moncloa, con Leopoldo Calvo Sotelo para debatir este tema. En dicha reunión, añadieron las citadas fuentes, Calvo Sotelo mostró su preocupación al presidente centrista ante una previsible derrota de UCD en caso de concurrir en solitario a las elecciones, al tiempo que le expresaba sus dudas sobre la eficacia real, en escaños, de la aportación de Antonio Garrigues Walker y su Partido Demócrata Liberal. Según todos los indicios, Ia entrevista entre ambos líderes centristas finalizó sin ningún acuerdo concreto, marcándose, por el contrario, las diferencias.

La tensión interna que se registra en las altas esferas de UCD a causa de la política de coaliciones tiene un reflejo multiplicador en provincias, en donde, ante la confusión que emana de Madrid y acogiéndose al acuerdo de última hora adoptado en el Consejo Político del pasado mes de julio, por el que se permiten excepcionalmente las coaliciones regionales o provinciales preelectorales, ya se han puesto en marcha las negociaciones encaminadas a formar la alianza UCD-AP. En el País Vasco, Florencio Aróstegui y Jorge Verstrynge, por AP, y Marcelino Oreja, por UCD, han confirmado que tal alianza es cuestión de días.Otro tanto ocurre, aunque las conversaciones están menos avanzadas, en las circunscripciones de Ceuta, Segovia, Cantabria y Aragón. La situación de UCD en la región aragonesa está tomando u cariz verdaderamente complicado para el partido en el Gobierno, en tanto que ayer mismo el último diputado por Zaragoza que aún no se había fugado a otros partidos, José Luis Arce, anunció su baja en UCD.

Estas iniciativas provinciales y regionales han sido muy mal acogidas en Arlabán, sede central del partido, ya que el mismo acuerdo del Consejo Político que da vía libre a las coaliciones regionales o provinciales añade taxativamente que éstas no podrán formalizarse sin la previa aprobación del Comité Ejecutivo, que se reunirá en los próximos días al objeto de tratar precisamente la cuestión de las alianzas. El alcalde de Santander y presidente de la comisión gestora provincial, Juan Hormaechea, firme partidario de la coalición con AP "y las restantes fuerzas moderadas", puntualizó no obstante que acatará las decisiones que adopte el ejecutivo.

Diversas fuentes centristas consultadas ayer por este periódico, muy próximas al presidente centrista, coincidieron en afirmar que la presión para formar la alianza preelectoral con AP se está intensificando a medida que avanzan las horas. La citada entrevista con Calvo Sotelo, los requerimientos que está recibiendo desde el exterior del partido, de los que la espectacular caída de la bolsa ha sido uno de sus exponentes, y los pertinaces consejos de algunos destacados miembros de UCD, tales como los ministros Ignacio Bayón y José Luis Alvarez, así como de otras personalidades del secretariado (Juan Manuel García Margallo, Rodolfo Martín Villa y Marcelino Oreja, entre otros) para que se materialice la coalición con Alianza Popular, están influyendo de manera considerable en Landelino Lavilla, quien, a pesar de ello, todavía parece dispuesto a que UCD concurra a las elecciones con la única compañía de los liberales de Garrigues y "quedar como un partido bisagra, si no hay más remedio", en palabras de un colaborador muy cercano al presidente de UCD. Lavilla y Antonio Garrigues tienen previsto entrevistarse mañana, viernes.

Este mismo portavoz centrista añadió: "Nos consta que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) vería con muy buenos ojos nuestra colaboración, aunque no pasemos de cuarenta diputados, porque nosotros le ofrecemos una cierta tranquilidad de cara a diversos sectores sociales, más o menos fácticos, que el partido de Adolfo Suárez no le aporta".

En Alianza Popular, por su parte, que ayer reunió durante toda la tarde a su Comité Ejecutivo nacional, se informó a este periódico que continúan manteniendo contactos con personas de UCD que desean la coalición, si bien no se especificaron más detalles sobre el estado de las conversaciones. La reunión del ejecutivo aliancista tenía dos importantes puntos en el orden del día: un informe detallado del presidente del Comité Electoral nacional, Luis Ortiz, sobre los bastidores de la campaña, y otro de Manuel Fraga acerca de la coalición con el partido de los democristianos de Oscar Alzaga, el Partido Demócrata Popular (PDP), y los problemas que acarreará tal alianza en algunas circunscripciones, en tanto que cada nombre del PDP desplazará al de AP en la candidatura correspondiente.

Reunión de la gestora del PDP

En el PDP, cuya gestora se reúne hoy para ratificar su deseo de coaligarse con AP, se anunció anoche la incorporación del que fuera secretario general de UCD-Andalucía y uno de los máximos responsables de la campaña electoral centrista en esta región, Carlos Rosado. Este, autodefinido como "liberal", se destacó durante la campaña electoral al Parlamento andaluz por los furibundos ataques de que hizo objeto a Alianza Popular, hasta el punto de que el secretario aliancista, Jorge Verstrynge intentó llevarle a los tribunales mediante una querella. Muy pocos días después de conocerse los resultados desastrosos que obtuvo UCD en aquellos comicios regionales y el alza espectacular de AP, Rosado se entrevistó con Verstrynge en una cafetería madrileña y le pidió ingresar en Alianza. Al día siguiente, UCD se alió con los comunistas para obtener representación en la mesa del Parlamento regional, pactó que dejó fuera al representante de AP. Este hecho motivó que Verstrynge desvelara la conversación con Rosado y se enfriaran las relaciones entre ambos, por lo que Rosado ingresará ahora en Alianza a través de la vía indirecta del PDP. Finalmente, cabe señalar que el Centro Democrático y Social (CDS), el partido del ex presidente Adolfo Suárez, desmintió ayer, a través de Jesus María de Viana, que hayan mantenido contactos con UCD, y ratificaron una vez más que concurrirán en solitario a las próximas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1982

Más información

  • El presidente del partido se reunió ayer con Calvo Sotelo en la Moncloa