Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cerrada la crisis del partido del Gobierno

El equipo de Lavilla piensa que Calvo Sotelo no sería un buen 'cartel electoral' para UCD

En el nuevo secretariado centrista nadie piensa que el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, vaya a ser el número uno de UCD en las próximas elecciones generales. A las numerosas insinuaciones en este sentido que circularon ayer en los pasillos de la sede centrista donde se celebró la presentación del equipo de Lavilla a los informadores, hay que añadir la declaración del nuevo secretario de Formación, José Manuel García Margallo, a este periódico: "La operación Landelino no tiene más sentido que el de convertirse en el póster electoral central del partido, aunque Calvo Sotelo siga siendo el presidente del Gobierno".Una fuente muy próxima a Lavilla apuntaba sin rodeos: "Con Calvo Sotelo no podemos presentarnos a las elecciones porque perderemos más de lo previsto". Más de un integrante del nuevo equipo de Lavilla recordó las palabras que Leopoldo Calvo Sotelo pronunció durante su intervención ante los miembros del Consejo Político hace dos semanas. "En tiempos de normalidad para un partido, la acción electciral descánsa en el Gobiemo", dijo entonces el presidente , "pero ahora, que podemos considerarivos ya en -pleno período de elecciones, esta misma acción pasa al partido". Como Lavilla tiene todo el poder del partido, añadió la citada fuente, "es de pura lógica considerar que Landelino Lavilla. será el líder de UCD en los próximos comicios".

Lo cierto es que la remodelación del Oobierno ha sido mínima y que Calvo Sotelo no tiene intención de realizar más cambios. La vicepresidencia política de Rodolfo Martín Vílla queda suprimida, al pasar éste a la secretaría de Organización del partido, y otro tanto ocurre con el ministro adjunto al presidente, Jaime Lamo de Espinosa. La única vacante, la dejada por el titular de Administración Territoial, Rafael Arias Salgado, será ocupada oficialmente el, próximo viemes por Luis Cosculluela, de 43 años, un hombre considerado próximo a Arias y calificado de "técnico, preparado y que conoce a fondo, las competencias del Ministerio", en palabras de un miembro del actual Gabinete. Participó en la comisión de expertos que redactó el informe dirigido por García Enterría. Anteriormente había pertenecido al equipo de Manuel Clavero en el ministerio para las Regiones. La única incógnita que quedaba por desvelar, y que hizo pensar hasta el último momento que la crisis ministerial podría prolongarse o ampliarse, eran los reiterados deseos, expresados en pnvado, del vicepresidente económico, Juan Antonio García Díez, de marcharse a su casa.

Sin embargo, García Díez declaró ayer a EL PAIS: "No me voy del Gobierno, y permaneceré en mi puesto, porque el sentido del deber tiene que primar siempre sobre los propios deseos". "Yo estoy convencido de que el proyecto expuesto por Landelino Lavilla para reno ar UCD va en serio y la mejor demostración es la inclusión de ministros en el secretariado", añadió.

El vicepresidente, que anunció en el Consejo Político su desacuerdo con los proyectos y los plenos poderes que solicitó entonces Lavilla, despachó en la tarde del pasado lunes con Calvo Sotelo en el palacio de la Moncloa y decidió continuar en el Gabinete. Algunos observadores vislumbran tras esta decisión un intento de la actual dirección centrísta de evitar la fuga hacia el partido de Adolfo Suárez por parte de algunos parlamentanos y cargos provinciales, no convencidos del todo de que, la derechización del partido no fuera a producirse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1982

Más información

  • Cosculluela, el nuevo ministro de Administración Territorial, 'un técnico'