Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eusebio Díaz Morera, nuevo presidente de Banca Catalana

Eusebio Díaz Morera, aunque falta la decisión formal del consejo de administración de Banca Catalana que se reunirá mañana, será el nuevo presidente de la entidad bancaria, una vez que ha decidido aceptar el ofrecimiento que en su día le formularon varios de los nuevos consejeros nombrados con motivo de la celebración de la junta general ordinaria de Banca Catalana, que tuvo lugar el pasado 29 de junio.En esta junta se tomaron dos acuerdos básicos para el mantenimiento de la entidad ante la ola de rumores que se habían desatado con anterioridad y que hablaban de la posible suspensión de pagos de la cabeza del grupo.

Por un lado se aprobó una emisión de bonos convertibles en acciones por un valor idéntico al actual capital social de la entidad, asegurada por las cajas de ahorro catalanas, que acabarán suscribiendo en un porcentaje superior al 50%, dejando el resto para los actuales accionistas y las principales empresas que operan en la zona.

Las condiciones concretas de la emisión, aunque no son firmes todavía, ya que tienen que ser aprobadas por una junta extraordinaria que se celebrará antes de fin de mes, parece que se concretan en un período de amortización, o de conversión en acciones, de dos años y un tipo de interés del 5%. El segundo acuerdo fue la remodelación del consejo de administración, entrando a formar parte de él destacados miembros de las principales empresas catalanas y la puesta a disposición del nuevo consejo de todos los cargos ejecutivos de la entidad, entre el que se encuentra el de presidente, que previsiblemente asumirá todas las funciones ejecutivas de máximo nivel.

Importantes personalidades políticas de Cataluña pidieron a Rafael Termes, presidente de la AEB, que aceptara, el cargo disculpándose éste por su reciente reelección como presidente de la patronal bancaria.

Eusebio Díaz Morera, presidente de la Caja de Barcelona, era el candidato con más posibilidades ya que cuenta con el apoyo de las cajas catalanas de las que procede y que son las que aseguran la viabilidad de la operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 1982