Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Socialdemócratas y nacionalistas se disputan el predominio del PSOE gallego

Santiago de Compostela

Antonio Rodríguez y Miguel Barros, dirigentes de las líneas ideológicas convencionalmente llamadas socialdemócrata y nacionalista en la terminología interna del PSOE gallego, se disputan en el IV Congreso Extraordinario del partido, que hoy comienza en Lugo, el cargo de secretario general, vacante desde la dimisión de Francisco Vázquez el pasado 24 de mayo.Prácticamente descartadas las posibilidades de una candidatura alternativa de síntesis -que encabeza el alcalde vigués, Manuel Soto-, los socialdemócratas representados por Rodríguez parecen mantener una clara ventaja inicial frente al minoritario sector nacionalista que respalda a Miguel Barros, parlamentario en la Cámara autónoma. Rodríguez, diputado al Congreso por la provincia de Orense, cuenta con el apoyo explícito del ex secretario general Francisco Vázquez e, indirectamente, el de la ejecutiva federal.

Aunque el Congreso, de convocatoria estatutariamente obligada por la dimisión del anterior secretario general y el consiguiente cese de su ejecutiva, no abordará otro trámite que la elección de nuevos dirigentes del partido, Antonio Rodríguez ha anunciado ya su propósito de dar un "golpe de timón" a la política del PSOE gallego. De formación ideológica muy similar a la de Francisco Vázquez, el aspirante a secretario general podría cuestionar desde la ejecutiva algunos de los acuerdos -particularmente la autodefinición galleguista-, adoptados en el III Congreso que el partido celebró el pasado mes de febrero en Betanzos (La Coruña).

De hecho, al confirmar su candidatura, obvió cuidadosamente toda referencia a esta última reunión congresual.

Por el contrario, los nacionalistas procedentes del Partido Socialista Gallego que han promovido la candidatura de Miguel Barros entienden que las conclusiones del último congreso quedan fuera de cuestión, y en Lugo tan solo se trataría, según su visión del problema, de elegir una nueva dirección.

El ex secretario general, Francisco Vázquez, que forzó la convocatoria del Congreso tan intentar, infructuosamente, un pronunciamiento del PSOE gallego en favor de La Coruña como capital de la comunidad autónoma, ha preferido renunciar a una nueva candidatura que le aseguraría, el retorno a su antiguo cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de junio de 1982