Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANTABRIA

Los vecinos de Reocín rechazan la indemnización propuesta por una empresa para dejar su pueblo

La negativa de los vecinos de la localidad cántabra de Reocín a aceptar la propuesta global de indemnizaciones hasta una cuantía de seiscientos millones ofrecida por la Real Compañía Asturiana de Minas, para que los habitantes de esta población abandonen sus domicilios y permitan así la explotación de una mina de zinc a cielo abierto, ha determinado la presentación por parte de la empresa minera de un expediente de suspensión de la relación laboral por causas técnicas y que podría afectar al 50% de la plantilla.

Un portavoz de la RCA de Minas confirmó en la mañana de ayer a EL PAÍS la medida adoptada, si bien, aclaró, que "espero no sea necesaria y finalmente se llegue a un acuerdo con los vecinos". En el supuesto de que las autoridades laborales accedieran a la petición de la empresa, la explotación en el interior de la mina de Reocín continuaría, aunque fuentes empresariales señalan que, sin continuar la explotación a cielo abierto, la producción se paralizaría en un año. La detención de las voladuras a cielo abierto en la zona alta del pueblo ha estado determinada, por la posibilidad de que puedan sobrevenir accidentes, al seguir ocupadas las casas cercanas, lo que en la actual situación podría agudizar el enfrentamiento entre las partes en conflicto.Varios meses después de iniciadas las negociaciones entre empresa y vecinos para el desalojo del pueblo, con el objeto de poder continuar la explotación de la mina de zinc, sólo treinta de las 170 familias que lo ocupan han aceptado los ofrecimientos empresariales y trasladado su residencia. El acuerdo unánime existente para abandonar el pueblo y que la mina continúe su trabajo, se convierte en desacuerdo en el momento de valorar las indemnizaciones. Así, en tanto que los vecinos reclaman un total de 1.100 millones de pesetas por los terrenos y casas afectadas, la última oferta de la empresa es de seiscientos millones aproximadamente. El portavoz de la RCA precisó que ésta propuesta global no es definitiva, estando dispuestos a negociar caso por caso, pero, añadió, "los vecinos tienen que comprender que no podemos entrar a valorar sus recuerdos sentimientos.

Los vecinos, por su parte. consideran que la decisión de la RCA al solicitar la suspensión de las relaciones laborales de casi seiscientos de los mil trabajadores que integran la plantilla es "una maniobra para dividirnos aún más" con el objeto, dijeron, de imponer sus condiciones económicas.

El alcalde de Puente San Miguel, municipio al que pertenece Reocín, el socialista Vicente Sáinz Martin, declaró a este periódico que la solución "es difícil, aunque todos estemos de acuerdo en que Reocín debe desaparecer para mantener los puestos de trabajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982