Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía subterránea debe ser regulada, según De la Villa

El trabajo subterráneo está sirviendo de estabilizador de la economía, aseguró el profesor Luis Enrique de la Villa en las Jornadas sobre Empleo que, organizadas por la Dirección General de Empleo, comenzaron ayer en Madrid. Luis Enrique de la Villa se mostró favorable a regular el trabajo en precario y apoyó las tesis del Gobierno sobre contratación temporal.

Las jornadas, que continúan hoy, fueron inauguradas por Miguel Cuenca, subsecretario de Empleo, quien aseguró que las soluciones del paro habían de venir "a través de un esfuerzo solidario. Ha llegado el momento", dijo, "de abandonar posturas inmutables para, desde realizaciones pragmáticas, abordar el problema del paro. Tenemos que tratar de crear ilusión entre todos para que entre todos, porque esto es un problema de solidaridad, salgamos de la crisis con que nos enfrentamos".Luis Enrique de la Villa señaló en su intervención que el trabajo subterráneo estaba jugando un papel estabilizador en la crisis económica y mostró su convicción de que la cifra de dos millones de parados no era real. Para el profesor De la Villa, el derecho del trabajo deber ser cambiante y acomodarse a las circunstancias concretas.

"Existen", dijo, "tres grandes sectores de trabajo. El formado por los trabajadores que se encuentran superprotegidos, como los funcionarios públicos; el que incluye a otros trabajadores menos protegidos, que tienen que ganarse cada día su estabilidad en el empleo, y, por último, el sector, formado por trabajadores desprotegidos que rozan la ilegalidad o que están en ella". Luis Enrique de la Villa afirmó que resulta razonable establecer normas que den mayor protección a este último colectivo. "Si a nadie le asombra que haya trabajadores superprotegidos, a nadie le tiene que asombrar que se intente proteger a un sector que no lo está".

Durante el coloquio, un inspector de Trabajo mostró su oposición a que se regulara la economía golfa, por la inestabilidad que estaba produciendo la contratación temporal. De la Villa contestó que en las actuales circunstancias no "veía otra solución. Es mejor regular el trabajo en precario que dejarlo totalmente descontrolado".

El profesor Juan Antonio Sagardoy explicó minuciosamente el proceso seguido para la reconversión industrial, subrayando lo que suponía de fuerte intervencionismo de los poderes públicos y las desigualdades que las ayudas establecidas estaban produciendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1982

Más información

  • Comienzan en Madrid las 'Jornadas sobre Empleo'