Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Sobre el aborto

Sin entrar ni salir en las más o menos decimonónicas conclusiones del doctor Botella, quiero manifestar mi estupor por la carta firmada por R. G. M. y 96 firmas más, quienes no han encontrado mejor pretexto que su temor a la explosión demográfica para defender la legalización del filicidio.Una, en su ingenuidad, se imagina siempre a los médicos como ardientes defensores de la vida o, lo que es lo mismo, acérrimos enemigos de la muerte. Y son ustedes -los médicos, los científicos- los que nos han demostrado palpablemente a los profanos que la vida humana empieza desde el momento mismo de la concepción: es vida lo que late en el claustro materno,

Pasa a la página 10

Viene de la página 9

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
Más información
Sobre el aborto

es un ser humano lo que se forma allí (¿o no?). Exactamente ese mismo ser humano, cuya vida a ustedes les enseñan a defender con palabras tales como: "...A nadie daré veneno, aunque me lo pida; tampoco daré abortivos a ninguna mujer...". ¿Les suena? Es el del juramento de Hipócrates.

De acuerdo en que no se inventó el sexo sola y exclusivamente para poblar la Tierra, pero ustedes -como estudiantes de medicina- saben mejor que nadie que hay cientos de maneras (desde el decrépito condón y el método de Ogino, pasando por la píldora, hasta el diafragrna, etcétera) para controlar -en caso necesario- la natalidad sin tener que recurrir al crimen, señores; porque crimen es. Si las mujeres para ser de verdad auténticamente libres, solamente necesitan que se les otorgue ese derecho de vida o muerte sobre otro ser humano, ¡pobres mujeres!/

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS