Reunión conjunta Parlamento Europeo-Cortes Españolas sobre la CEE

No hay que "sacralizar" la fecha de ingreso de España en la Comunidad Económica Europea (CEE), volvieron a repetir ayer dos diputados franceses del Parlamento Europeo uno gaullista y otro socialista, en la reunión semestral de la delegación de las Cortes Españolas y del citado Parlamento. En su intervención, el ministro británico adjunto de Asuntos Exteriores, Humphrey Atkins, se limitó prácticamente a leer la declaración sobre España y Portugal de la última cumbre europea.La reunión, en Lancaster House, con diez diputados y cinco senadores españoles y catorce miembros del Parlamento Europeo estuvo presidida conjuntamente por el diputado de UCD Ignacio Camuñas y por el diputado comunista italiano Carlo Galluzzi, contando con la presencia del secretarlo de Estado para las Relaciones con Europa, Raimundo Bassols. Atkins, que retrasó su llegada, volvio a afirmar su apoyo a un pronto ingreso de España en la CEE.

La intervención española, principalmente protagonizada por Bassols, insistió en que estas negociaciones de ingreso han de acelerarse, debiéndose comprender que son fundamentalmente políticas. Los parlamentarios españoles insisten en que antes de febrero de 1982 los negociadores deben comparecer ante el Parlamento Europeo para fijar una fecha de íngreso y explicar el progreso de las negociaciones.

Michael Junot (gaullista) y Georges Sutra (socialista) explicaron que no deben convertirse las fechas en algo "mágico o fetichista", plasmando una conocida postura francesa. Según estos franceses, el Parlamento Europeo está intentando utilizar la cuestión de la fecha para presionar sobre el Consejo Europeo. La delegación española hace hincapié en la necesidad de negociar el ingreso de España a la vez que se intentan resolver los problemas internos de la CEE.

El Parlamento Europeo, que votó la semana pasada el ingreso de España en la CEE para el día 1 de enero de 1984 -un voto que aisló a los representantes franceses-, no tiene ninguna potestad para acelerar las negociaciones de la entrada de España en la CEE. Estas reuniones tienen, pues, un carácter inás bien de contacto y de intercambio de pareceres, y para Camuñas son un medio importante para mantener alerta a la opinión pública española y comunitaria. La delegación española se muestra claramente decepcionada por la declaración de la cumbre, y ve que se apartan cada vez más las ideas del Parlamento Europeo y del Consejo de Jefes de Estado y de Gobierno.

Esta reunión se prolongará hoy, ya sin la presencia de negociadores, terminando con una recepción ofrecida por la presidenta del Parlamento Europeo, Simone Vell, especialmente venida a Londres para esta ocasión. En un principio, según fuentes de Bruselas, se pensaba que el vicepresidente de la comisión de la CEE, Lorenzo Natali, encargado de la ampliación de la Comunidad, hubiera estado presente en esta reunión. Pero Natali anuncio con gran antelación que tenía ocupadas estas fechas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS