No ha sido procesado el aristócrata acusado de asesinar a un chatarrero

, Guillermo de Pallejà y Ferrer-Cagigal, hijo de los marqueses de Monsolís y autor del disparo que el pasado 26 de octubre acabó con la vida del chatarrero Rafael Castillo, continúa detenido en el depósito del Juzgado de Instrucción de Arenys de Mar (Barcelona). El titular del juzgado no ha dictado aún el auto de procesamiento contra el autor del disparo. Según informaciones recogidas de fuentes de Sant Cebriá de Vallalta, localidad donde residía Guillermo de Pallejà y en donde ocurrió el hecho, el juez continúa recogiendo testimonios y datos antes de pronunciarse.

Uno de los aspectos que ofrece mayores dudas es todo lo relativo al pasado de Guillermo de Pallejà, principalmente desde los primeros años de la década de los setenta hasta su regreso y definitivo asentamiento en la granja propiedad de su padre, el marqués de Monsolís.

Fuentes conocedoras de la trayectoria -de la familia de los marqueses de Monsolís señalaron que éstos ya vieron con preocupación la boda de Guillermo de Pallejà con Conchita Sitges, su primera esposa, ya fallecida. Siempre según las fuentes, Guillermo de Pallejà «salió desclasado, frecuentando ambientes hippies y abandonando el entorno social que por su apellido le era propio».

Detenido en tres ocasiones

En el período 1974-1975, Guillermo de Pallejà fue detenido en tres ocasiones, según medios policiales, por causas diferentes: propaganda ilegal, tráfico de drogas y delito contra la seguridad interior del Estado». En el verano de 1975, estando en la cárcel Modelo, permaneció un mes incomunicado. «Le recuerdo como una persona curiosa y a la vez extraña», señaló a este diario un ex interno que tuvo trato con él en la cárcel; «estaba detenido por pertenecer a un grupo político de tipo anarquista, pero se le notaba su origen».

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS