Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve diputados y seis senadores del sector socialdemócrata abandonan el partido centrista

Quince parlamentarios de Unión de Centro Democrático (UCD), todos ellos socialdemócratas, confirmaron a primera hora de esta madrugada su decisión de abandonar esta formación política, tras una cena a la que asistieron veintiséis personas vinculadas a la línea del ex ministro Francisco Fernández Ordóñez. Todos ellos habían remitido con anterioridad una carta al presidente del partido centrista, Agustín Rodríguez Sahagún, en la que le comunicaban su decisión. Los diputados escindidos prefieren permanecer en el Grupo Parlamentario Centrista hasta que puedan formar, reglamentariamente, su grupo propio, pero han manifestado su intención de continuar apoyando a Calvo Sotelo hasta el fin de la legislatura.

Los nueve diputados que abandonan UCD son los ex ministros de Justicia y de Universidades e Investigación. Francisco Fernández Ordóñez y Luis González Seara respectivamente; Javier Moscoso-, Carmela García Moreno, Luis Berenguer; María Dolores Pelayo Eduardo Moreno; Carmen Solano, y Alfonso Quirós. Los senadores, por su parte, son los siguientes Carmen Pinedo y Pedro Valdecantos, parlamentarios por la provincia de Cádiz; José Herrero, senador por Albacete; Manuel Cerdá y José Antonio Monterroso ambos por Castellón, y, finalmente, el senador por Zamora Ricardo Rodríguez Castañón.En el transcurso de la cena cele brada anoche por los socialdemó cratas se trazaron las líneas del do cumento programático de este sector, así como la proyección política concreta que deba darse al grupo Varios de los asistentes afirmaron, a la salida, que UCD ha sido va ciada de contenido, motivo por el cual abandonan este partido, pero declinaron hacer precisiones sobre sus planes para el futuro.

No todos los socialdemócratas abandonan UCD. Algunos de los diputados que se consideran vincu lados a dicha tendencia, como José Luis Arce o Luis Gámir, per manecerán en UCD, al menos de momento: el primero de ellos alega razones personales, y el segundo condiciona su decisión a una consulta con los órganos de su par tido en Alicante, de cuyo comité provincial es presidente.

En los pasillos del Congreso de los Diputados, los socialdemócratas que participan en la operación de salida ratificaron su decisión a los informadores. El parlamentario por Valladolid Eduardo Moreno manifestó a la agencia Europa Press que, de momento, permanecerán en el Grupo Parlamentario .Centrista, y en cuanto termine el actual período de sesiones (el 31 de diciembre próximo) constituirán su propio grupo parlamentario en el Congreso. Como se recordará, el actual reglamento de la Cámara baja establece en cinco el númer de diputados necesarios par constituir el grupo propio, cifra que en su día se pactó para que el Partido Socialista de Andalucía (PSA) no se viera obligado a inte grarse en el Grupo Mixto.

En el Senado, en cambio, son diez los diputados necesarios par formar grupo propio. Por esta razón, los seis senadores social demócratas permanecerán en el Grupo Parlamentario de UCD.

Paralelamente a la salida de este sector de socialdemócratas (otros considerados como tales continuarán en UCD), sus portavoces se ratificaron ayer en que su apoyo a la gestión gubernamental de Leopoldo Calvo Sotelo será total, para contribuir al mantenimiento de la estabilidad democrática nacional. Su decisión de abandonar el partido en el Gobierno obedece, añadieron, a no querer participar por más tiempo en el proceso de confusión a que parece abocada UCD y que el propio presidente del partido centrista, Agustín Rodríguez Sahagún, ha reconocido hace dos días, al afirmar que el militante y el elector de UCD están desconcerta~ dos precisamente porque las distintas familias que integran el partido están continuamente lanzando mensajes cruzados y contradictorios.

La decisión de los socialdemócratas se enmarca, según señalaron, en lo que consideran como una operación necesaria de clarificación del mapa político español, cuya confusa situación actual, con «convivencias artificiales de gente ideológicamente distante en un mismo partido político», tal y como señalaron, no contribuye en absoluto a dar sensación de opciones políticas claras y definidas. A esta decisión le seguirá la de crear el Partido de Acción Democrática (PAD), que, de momento, no es más que un conjunto de plataformas provinciales, constituidas con el fin de convertirse en un «partido político reformista, socialdemócrata y con planteamientos de libertades de los ciudadanos muy similares a las del Partido Radical italiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de noviembre de 1981

Más información

  • Reiteran su decisión de no contribuir a la desestabilización política en el Parlamento