El nuevo delegado de Obras del Ayuntamiento quiere aumentar el control sobre las nuevas construcciones

El nuevo delegado de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Angel González Bernabé, es partidario de que su departamento aumente el control y vigilancia sobre las nuevas obras que se realicen en la capital, "ya que así se evitarán situaciones como la actual, en la que sólo el coste provocado por el incumplimiento de las empresas urbanizadoras alcanza varios cientos de millones de pesetas". El sustituto de Juan Claudio de Ramón es ingeniero de Caminos, tiene 35 años, está casado, tiene tres hijos y afirma no estar afiliado a ningún partido.

En opinión del nuevo delegado, que fue nombrado por el alcalde, Enrique Tierno, el pasado lunes, la Delegación debe actuar tanto en la realización de nuevas construcciones como en la mejora del mantenimiento de lo ya existente. "A la hora de recibir una obra caben dos posibilidades: no aceptarla y dejar el problema sin resolver por tiempo indefinido, con las consecuencias que eso supone para los vecinos, o estar presentes desde el momento en que esa obra se comenzó, con lo que se asegurará el cumplimiento del proyecto. Por otra parte, el crecimiento de Madrid ha disminuido proporcionalmente, por lo que es lógico que el mayor paquete de inversiones municipales se dedique al mantenimiento".

Recuperar la ciudad

Este doble objetivo exigirá, según González Bernabé, una coordinación más estrecha con los organismos afectados. "Pienso que el resultado de este seguimiento desde el principio resultará beneficioso para el Ayuntamiento y para los madrileños".El nuevo delegado, que ha desarrollado su actividad durante diez años en Canarias, de donde pasó al Ayuntamiento de Majadahonda y a la secretaría del Consejo de Municipios, puesto que ocupaba hasta ahora, manifestó asimismo que dentro de su área de actuación tiene "una preocupación especial por recuperar la ciudad. Es necesario que se restauren los edificios y se recupere el aspecto ambiental de Madrid. Entiendo que hay que mirar también que las nuevas obras respeten el urbanismo de la zona, para lo que habrá que cuidar los diseños que se hagan".

En este sentido, González Bernabé manifestó que las obras comprendidas en el Plan de Inversiones 1981-1982 van a permitir a los miembros de la Delegación acometer las tareas de inantenimiento y creación de nueva infraestructura en unos distritos que están necesitados de estas actuaciones.

Asimismo dio una especial importancia a los trabajos que se realizan sobre el Plan Especial del Municipio de Madrid, en cuya puesta en marcha tendrá que participar la Delegación de Obras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con respecto al hecho de que el Plan de Saneamiento lntegral (PSI) haya sido encargado de nuevo a la Delegación de Saneamiento y Medio Ambiente, después de haber estado unos meses bajo el control de Obras, el nuevo delegado manifestó que creía que era un acierto, "ya que el PSI es saneamiento, y por tanto debe encajarse en la delegación que lleva ese nombre".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS