_
_
_
_

La expulsión de un niño minusválido de un colegio de preescolar provoca un importante conflicto en Aranjuez

La inspección de Educación de la Delegación de ese Ministerio en Madrid ha decidido que el niño Luis Miguel Ortiz, un pequeño minusválido de cinco años, debe continuar asistiendo al aula de preescolar del colegio nacional San Fernando, de Aranjuez, a pesar de que el claustro de profesores en pleno había decidido su exclusión.

Luis Miguel ha traído en jaque al Ayuntamiento de la localidad, al polígono Las Aves y al colegio nacional San Fernando desde que comenzó el nuevo curso. En el breve lapso de dos semanas Luis Miguel, que asistió al citado colegio durante tres días, ha sido alumno, ex alumno, motivo de conflicto entre profesores, vecinos y concejales; ha encabezado manifestaciones y provocado resoluciones administrativas.Apenas iniciado el curso, los veinticinco profesores del centro, reunidos en claustro, convocaron a la madre del niño, Purificación, para notificarle que su hijo recibiría una educación más acorde con su situación si lo ingresaba en un centro especial. En Aranjuez no existe ninguno. La madre aceptó llevarse al pequeño del colegio, a la espera de que surgiese alguna solución. Los profesores, comprendiendo el caso de la maestra en cuyo grupo se encontraba Luis Miguel, consideraban especialmente gravoso para aquélla el tener que ayudar al niño, paralizado en su mitad inferior, aunque en vías de recuperación, a realizar sus necesidades durante el recreo.

A pesar de la aceptación de la madre del niño, grupos de vecinos y entre ellos algunos padres de alumnos -la Asociación de Padres del centro (APA) se solidariza plenamente con los profesores- iniciaron una campaña en contra de la actitud del colegio. Intervino el Ayuntamiento y el niño fue sometido a exámenes psicológicos que dieron un 82% de coeficiente total (la subnormalidad empieza en el 60%), lo que significaba que Luis Miguel tiene una capacidad intelectual "normal-baja", según el director del colegio, Antonio Sánchez Manjón. Para éste y los profesores que han emitido una opinión, el problema no es el derivado del nivel intelectual del niño, sino su disminución física, "que le impide ir adquiriendo hábitos de comportamiento como los demás niños". El mismo director opina que "el centro no está acondicionado para él".

Según el informe elaborado por la psicóloga Angeles Pérez Alegre, Luis Miguel experimentó un precoz desarrollo del lenguaje, a los tres años había alcanzado el control de sus esfínteres y tiene en la actualidad un carácter abierto, muy independiente, "un buen nivel para el pensamiento abstracto" y responde bien a la estimulación ambiental. En suma, se trata de un niño de carácter no difícil. A los cuatro años dio sus primeros pasos, tras una operación quirúrgica para corregir los efectos de una parálisis infantil.

"Campaña orquestada desde el exterior"

El pasado martes, un grupo de unas treinta personas -"treinta payasos que no tienen nada que ver con el colegio", según un profesor- se presentaron en el centro para exigir la readmisión del niño, que figuraba en cabeza del grupo, en brazos de una mujer que no era su madre. Uno de los manifestantes saltó la verja. El pasado miércoles se repitió la manifestación a la entrada del centro, con profusión de insultos a los profesores, según éstos. El director del colegio lamentó este procedimiento de defender una posición y garantizó que se sometería el reingreso del niño a una decisión superior. La Asociación de Padres de Alumnos ha manifestado a través de su presidente, Pedro Rodríguez, que desconocía plenamente que se preparase una acción de protesta "orquestada desde el exterior", según el secretario de la misma asociación. Un profesor, que se negó a dar su nombre en presencia del director, dijo estar convencido de que esta protesta forma parte de una amplia operación destinada a hundir el centro, pero omitió toda atribución sobre el origen de esta supuesta "campaña". El presidente de la APA se encuentra en un dilema: aunque su esposa dice que la mayoría de las mujeres de la barriada son contrarias a que Luis Miguel continúe en el parvulario del San Fernando, él piensa que "moralmente, para mí, el niño tiene que seguir en el colegio, aunque el problema que podría ocasionar esto a los demás niños...".El problema parece difícil, al menos para los profesores. En todo el polígono de Las Aves tan sólo hay dos centros escolares, pero únicamente uno de ellos, el colegio San Fernando, cuenta con preescolar. En total, cinco aulas "fabulosamente montadas", como el resto del colegio, según su director.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Entre 960 alumnos con que cuenta el colegio ya hay un precedente de disminuido físico: una niña que anda con la ayuda de aparatos en las piernas. Según los profesores, la solución sería que se crease un aula especial para estos niños. Podría instalarse en el local previsto para cafetería. En el centro se desarrolla una educación selectiva. El director dice que se trata de llevar a cabo "una programación acorde desde párvulos a octavo de EGB". Lógicamente, Luis Miguel no se encuentra en condiciones de entrar de lleno en esta mecánica. "Aquí nadie le ha expulsado, ni se pretende aislarle -dice el director-, sino que creemos que en estos momentos seguir en el colegio es perjudicial para él". El director recuerda que su colegio se ha alzado con dos títulos regionales y provinciales en diversas modalidades de carreras pedestres.

Ayer el pequeño Luis Miguel regresó al colegio. Sentado en el suelo a la derecha de la maestra, en medio de un círculo de 37 niños, aplaude con los otros cuando una niña recorre una tabla dando pasos hacia atrás. Fuera, su madre -Luis Miguel es su único hijo- espera la hora del recreo para ayudarle a ir al servicio. El Ayuntamiento de Aranjuez se ha comprometido a cooperar para que el niño, de seguir en el colegio -y eso lo resolverá un nuevo informe médico en los próximos días-, pueda contar permanentemente con una persona que le ayude a moverse en tanto no pueda tenerse por sí solo.

El claustro mantiene su postura

El claustro profesoral mantiene su criterio contrario a la permanencia del niño. Para el director, "lo más importante de este incidente es que al menos se ha logrado un acuerdo total del claustro".Daniel López, delegado de Educación del Ayuntamiento de Aranjuez, partidario incondicional de que Luis Miguel siga en el centro, cree que "al fin y al cabo el caso de este niño es básicamente igual al de cualquier niño, porque estos, pequeños casi siempre requieren ayuda de la maestra para ir al servicio".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_