Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lertxundi, contra el acuerdo del Comité Central

El sector mayoritario del EPK, que encabeza el secretario general, Roberto Lertxundi, considera que el pronunciamiento del ejecutivo del PCE constituye «una clara alineación de dicho órgano con las posturas de los escisionistas». Fuentes del citado sector recordaron al respecto que la convocatoria de un congreso extraordinario «que paralizase de hecho el proceso de convergencia con EIA, era la principal exigencia del sector minoritario y el eje de su estrategia contra las resoluciones del IV Congreso del EPK», celebrado en enero pasado. Fuentes próximas al sector Lertxundi consideraron, por otra parte, que «constituye un peligroso precedente que la dirección del PCE pretenda aparentar neutralidad a base de dar el mismo trato a la dirección legítima y a los escisionistas».Desde que se anunció públicamente, hace justamente un mes, el inicio de conversaciones de cara a la eventual unificación de EIA y EPK, el sector Lertxundi ha defendido la posición según la cual tal iniciativa no era sino la simple aplicación de las resoluciones de enero, por lo que no procedía la convocatoria de un nuevo congreso, sino como culminación del debate con EIA y como vía para sancionar o rechazar el contenido político del acuerdo logrado entre ambos partidos. La posición rival, que es la ahora apoyada por el ejecutivo del PCE, mantenía, por el contrario, que lo que había que replantear, en un congreso inmediato, era el acuerdo en base al cual se iniciaban las conversaciones con EIA.

Peligro de escisión

En cualquier caso, y por encima de la utilización de uno u otro término para definirla situación, ésta ha llegado a un nivel de enfrentamiento tal que la mayoría de los líderes de ambos sectores consideraban ayer que la escisión era ya « un hecho irreversible ».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1981