Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comportamiento estable de la peseta aleja el peligro de una devaluación inmediata

La peseta resistió bien ayer, con leves ajustes con respecto a las cuatro divisas europeas que han cambiado su paridad en el Sistema Monetario Europeo (SME), y no se prevé a corto plazo ninguna modificación sobre su actual régimen de flotación. Pese a los fuertes intercambios de nuestro país con Francia y Alemania, la cotización real de la peseta depende fundamentalmente de su relación con el dólar, y en la sesión del lunes del mercado de divisas de Madrid no hubo variaciones sensibles con respecto a la moneda norteamericana.

Las autoridades económicas españolas, que se mostraron remisas a hacer ningún tipo de posicionamiento oficial a lo largo del día, se limitaron a hacer pública una nota, a primeras horas de la noche de ayer, sobre el comportamiento del mercado monetario. Extraoficialmente, sin embargo, fuentes próximas a la Secretaría General Técnica de Economía y Comercio manifestaron que, previsiblemente. las autoridades españolas no decidirán una devaluación inmediata de la pesetas, aunque sí se puede esperar que el Banco de España deje caer algo su cotización para mantener los niveles de precios con Francia, ya que se trata de un mercado muy importante. Más tarde, el ministro de Economía y Comercio, en declaraciones a RTVE, afirmó tajante que no iba a haber devaluación de la peseta.Respecto a los cambios del pasado viernes, última sesión del mercado de divisas previo al ajuste monetario del SME, la peseta se ha depreciado un 2,50% frente al florín (apreciado un 5,5% en el SME), un 1,99% frente al marco (apreciado también un 5,5% en el SME), un 1,58% frente al franco suizo, un 1,24% frente al yen, y procentajes mínimos frente a la libra y al franco belga. Por el contrario, se apreció un 2,20% frente al franco francés (que se devaluó un 3% en el seno del SME), un 0,88% frente a la lira (devaluada también un 3% en el SM E), y un 0,15% frente al dólar norteamericano. Al cierre de las operaciones la peseta cotizaba a 95,05 frente al dólar, lo que supone una ligera apreciación con relación al fixing (precio medio entre comprador-vendedor) de la última semana.

Pese a las fuertes oscilaciones de la jornada, el marco llegó a cotizar en algún momento a 2,250 dólares, y cerró a 2,222 dólares, y la libra pasó de 1,83 a 1,85. En Madrid no hubo ayer casi operaciones a plazo, por lo que no se detectó ninguna operación especulativa con la peseta. Las fluctuaciones en el día fueron superiores al 1%.

Debilidad del dólar

El dólar se mostró débil frente a la mayoría de las monedas, tan sólo se apreció un 2% frente al franco francés y un 0,27% frente a la lira, agudizando su caída la baja del primer rate y el descenso en más de medio punto del tipo de interés del eurodóIar a seis meses.

Fuentes del sector privado. en contraste con el nerviosismo generalizado en los mercados cambiarios se mostraron escépticas sobre la repercusión de las modificaciones paritarias en el SME sobre la peseta. El problema es mucho más de fondo, mucho mas profundo que el que plantea una Iigera devaluación del franco y una apreciación del marco. El problema radica, según estas fuentes, en la creciente perdida de participación de nuestro país en los mercados mundiales en los últimos año, y en el aumento del desempleo. El que hayan aumentado las exportaciones un 5,5 % en junio con respecto al año anterior significa muy poco, añadieron, cuando las cifras del primer semestre sitúan una pérdida de mercados del 7,5% para nuestra economía. En definitiva, concluyeron, hacen falta soluciones más profundas que un simple retoque a la baja de la cotización de nuestra moneda.

Afluencia de capitales

Al ser tan pequeña la devaluación del franco francés, por otra parte, medios de la Administración estiman que no habrá repercusiones en nuestra balanza de pagos, máxime cuando los cambios de paridad tardan un tiempo en reflejarse en las balanzas de pagos. Sin embargo, cabría la posibilidad -añaden estos medios- de que la caída del franco, aunque pequeña, induzca un movimiento de desconfianza en Francia y origine una fuga de capitales, por pensar que la depreciación ha sido escasa y que habrá otra dentro de poco tiempo. En este caso, podría haber una afluencia de capitales, en parte hacia España.

A corto plazo, a juzgar por las declaraciones del ministro de Economía y Comercio y por el comportamiento de la peseta ayer en los distintos mercados, hay que descartar una devaluación por decreto de nuestra divisa, aunque es muy probable que en los próximos días -todo depende del comportamiento del dólar- se produzca una débil pero continua depreciación de la moneda española dentro del régimen de flotación en que opera. Los efectos sobre la balanza comercial, en la medida que pueda producirse, no se materializarán en cualquier caso antes de que finalice el año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1981

Más información

  • Tras los cambios de paridad del franco y, el marco