Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rufilanchas puede heredar el protagonismo de la tendencia de "izquierda socialista"

La salida de Alonso Puerta del Ayuntamiento de Madrid dará lugar a la configuración de un nuevo equilibrio de poder dentro del grupo de concejales socialistas, en el que Luis Rufilanchas hasta ahora máximo hombre de confianza de Puerta dentro de la tendencia conocida con el nombre de izquierda socialista, heredará posiblemente el protagonismo que hasta ahora venía ostentando el todavía segundo teniente de alcalde y portavoz del grupo socialista.La proximidad ideológica de Rufilanchas y Puerta no significará, sin embargo, que aquél adopte alguna medida de contestación hacia el aparato del partido que ha decidido la defenestración de Puerta. De otra parte, el grupo socialista mayoritario e identificado con la tendencia que lidera Joaquín Leguina, como secretario de la FSM, ha dejado ver a este periódico cierta serenidad ante la posibilidad de que se registrar a una desbandada entre los puertistas, posibilidad ésta que, al mismo tiempo, consideran harto improbable. A este propósito, Rufilanchas, en declaraciones a este periódico, aseguró que "si la actuación de los órganos del Ayuntamiento, tanto del grupo de concejales como de la comisión de investigación, no me dan entera satisfacción a mis interrogantes personales en cuanto a los hechos investigados e inquietudes políticas en cuanto a las motivaciones de la actuación de los distintos órganos, tanto municipales como del partido, consideraría imposible de mantener mi presencia en el Ayuntamiento"."Yo no soy, pues, ningún garante de lo que algunos puedan calificar de puertismo. Unicamente, trato de clarificar la actuación municipal y de mi partido en relación con mi concepción política de ámbos ámbitos de actuación".Luis Rufilanchas, en otro orden de cosas, considera inadmisible la intromisión del partido en los temas municipales, y cree que la decisión de interiorizar la solución a un problema surgido en el ámbito municipal, constituye una injerencia que impide a los responsables del Ayuntamiento controlar en su terreno la solución de un problema surgido en el mismo. Tampoco Ruifilanchas ahorró críticas al comportamiento del alcalde, que ha impedido la reunión de los concejales socialistas, y ha tardado tanto tiempo en constituir la comisión de investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de septiembre de 1981