Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atentado contra el domicilio del escritor Joan Fuster

Dos artefactos hicieron explosión a las cinco y media de la madrugada del viernes en el domicilio del escritor Joan Fuster, en la calle de San José, de la localidad valenciana de Sueca. Fuster, que habita una planta baja, acostumbra a trabajar hasta altas horas de la noche y en aquellos momentos se encontraba conversando con otros dos escritores. Al oír la primera detonación salieron a la calle, al igual que muchos vecinos.

El primer artefacto afectó a la reja y la ventana de la parte derecha de la fachada, y arrancó fragmentos de hierro, al tiempo que provocaba la rotura de cristales. Un vecino advirtió que salía humo del ventanal de la izquierda, y en pocos segundos se produjo la se gunda explosión. No hubo desgracias personales, pero el interior de la casa quedó seriamente dañado por los impactos, especialmente la biblioteca.

Al cierre de esta información, la colocación de los artefactos no había sido reivindicada. Políticos valencianos y personalidades de mundo de la cultura se personaron en el domicilio de Fuster, ayer por la mañana, al tener conocimiento de los hechos. El escritor había sufrido ya un atentado similar, aunque de efectos más reducidos, en noviembre de 1978.

Fuster ha sentado con su obra su actitud las bases del moderno nacionalismo valenciano, que germinó como un brote aislado hace ya dos décadas, y hoy impregna, en mayor o menor medida, a todas las formaciones políticas de izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1981