Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA- LEÓN

La nueva prisión de Valladolid costará mil millones de pesetas

Mil millones de pesetas invertirá la Dirección General de Instituciones Penitenciarias en la nueva prisión provincial de Valladolid, que, según informó el director general, Enrique Galavís, estará terminada a mediados de 1983. Podrá albergar a trescientos reclusos y será una de las más modernas del país. Galavís se desplazó a la capital castellana para ultimar el acuerdo por el que el Ayuntamiento de Valladolid cede al Ministerio de Justicia los terrenos donde se levantará la nueva prisión, mientras que la antigua pasará a propiedad municipal y se destinará a equipamientos y dotaciones sociales.

La cárcel actual tiene una capacidad para ochenta reclusos y hay 174, es decir, más del doble. Está situada en el centro de la ciudad, y, según reconoció el propio Enrique Galavís, «no está en condiciones de satisfacer ni cumplir lo que estipula la ley orgánica general Penitenciaria». Estos tres motivos llevaron al Ministerio de Justicia y al Ayuntamiento a entrar rápidamente en negociaciones para solucionar el problema y, finalmente, el martes se llegó al acuerdo definitivo. La nueva prisión provincial, «que no será de máxima seguridad, sino normal», se edificará en el pago lamado Navabuena, cerca de la localidad de Villanubla, a diez kilómetros del centro de Valladolid. Constará de cuatro módulos (menores de veintiún años, adultos, peligrosos y condenados a penas cortas), más otro especial para toxicómanos. Tendrá además una zona de «arresto fin de semana», otra de régimen abierto y veinte celdas individuales para mujeres.

En la conferencia de Prensa mantenida con el director general de Instituciones Penitenciarias, Enrique Galavís señaló que «la salud penit enciaria española es menos grave, no es satisfactoria ni a mí personalmente me gusta. Creo, sin embargo», añadió, «que se han puesto los cimientos para solucionar muchos de los problemas de las cárceles».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de julio de 1981