Los "grapo" en huelga de hambre exigen salir de Herrera de la Mancha

«Si el Gobierno quiere que los presos en huelga de hambre mueran, van a morir. No se va a abandonar la huelga de hambre mientras no se produzca la salida de los presos de Herrera de la Mancha. No se aceptarán otras condiciones», afirmaron ayer en Bilbao, en el curso de una conferencia de Prensa abogados y familiares de presos del PCr y GRAPO al transmitir el sentir general de los huelguistas de hambre, que hoy suman ya dieciocho.En distintos momentos de la conferencia de Prensa, los abogados calificaron como «complejo, confuso y difícil» el estado de sus relaciones con el Ministerio de Justicia, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y Enrique de la Mata, en su papel de intermediario como presidente de Cruz Roja Española, tras la muerte de Juan José Crespo. «Ya no sabemos quién tiene la última palabra, quién ha de decidir. El ministro de Justicia y la Dirección General de Instituciones Penitenciarias parecen tener una postura más flexible para conceder la salida de los presos de Herrera de la Mancha».

En este sentido afirmaron que consideran ficticias las afirmaciones hechas por el ministro de Justicia y Enrique Galavís sobre su interés en negociar y salvar vidas. «No existe negociación seria en estos momentos. El borrador -porque es sólo un borrador- de documento de públicas garantías para los presos, que a instancias del presidente de la Cruz Roja parecía aceptable, está en manos de Galavís. Pero es tarde, porque los que están en huelga de hambre no van a aceptar ya ningún documento en el que no se contemple la salida de los presos de Herrera de la Mancha».

Esta postura, en opinión de los abogados, parte de la conclusión a que han llegado los presos de que es imposible lograr un régimen de vida digno y humano en la cárcel de Herrera de la Mancha.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS