Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los comerciantes amenazan con cerrar ante la situación de la venta ambulante

Los comerciantes madrileños podrían acordar en los próximos días un cierre general del comercio en señal de protesta por la situación de la venta ambulante que, a su juicio, no está regulada por las autoridades municipales. En este sentido, distintas asociaciones de comerciantes realizarán el próximo lunes una asamblea cuyas conclusiones serán comunicadas al resto del sector, así como a la Cámara de Comercio, con objeto de que se tomen medidas drásticas entre las que podría figurar un cierre general.Según informó Angel Verdasco, secretario de la Cámara de Comercio y concejal de UCD, «no es extraño el descontento de los comerciantes, y por eso, mañana, el grupo de UCD presentará en el curso del pleno ordinario una petición para que se cumpla la ordenanza reguladora de la venta en la vía pública».

«La ordenanza no se cumple, ya que el Ayuntamiento no ha hecho público el perímetro en el que debería estar prohibida esta venta y además no comunica a la Cámara de Comercio el emplazamiento de los mercadillos», manifestó Verdasco.

Con respecto al cierre del comercio, el secretario de la Cámara, manifestó que este organismo intentaría calmar los ánimos de los comerciantes, «ya que no se conseguiría ningún resultado. Esto no quiere decir que no vayamos a emplear todas las armas legales para que el Ayuntamiento cumpla el decreto del Ministerio de Comercio». Hasta el momento, y a causa de la venta ambulante, se han producido cierres de comercios en algunos distritos tales como San Blas o Vallecas. Los comerciantes protestan principalmente por la adjudicación masiva de licencias por parte de los presidentes de las juntas municipales de distrito y por la falta de medidas policiales contra los que ni siquiera tienen licencia y actúan ilegalmente.

Frente a estas acusaciones, Luis Rufilanchas, responsable de Abastos, manifestó que la ordenanza sí se cumplía y por ello se ha mejorado mucho con respecto a cuando este tipo de venta estaba prohibida. Con respecto a los vendedores ilegales que, en puestos o furgonetas, realizan su actividad, manifestó que era misión de la Policía Municipal corregir este incumplimiento, lo que a veces no se lograba por falta de personal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1981