Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comité ejecutivo del PSUC propone una conferencia del partido para aceptar de nuevo el término "eurocomunismo"

El comité ejecutivo del PSUC propuso ayer al Comité Central la celebración, los días 10, 11 y 12 de junio, de una conferencia que debería pronunciarse sobre la aceptación del término «eurocomunismo» y designar los representantes del PSUC al X Congreso del PCE.

El Comité Central del PSUC debatió ayer el documento del ejecutivo que propone una aceptación del «eurocomunismo». De ser aceptado, debería ser ratificado por la conferencia. La discusión continuará a lo largo de todo el día de hoy. De no darse un acuerdo sobre las grandes líneas del documento, el ejecutivo presentaría la dimisión y sería convocado un congreso extraordinario.«El valor simbólico que ha adquirido el eurocomunismo para amplios sectores de la opinión pública catalana, española e internacional», afirma la propuesta, «hace necesaria su normalización como sinónimo de la revolución de la mayoría, definido por el cuarto y quinto congresos (del PSUC) como camino para avanzar hacia el socialismo en libertad, hacia el comunismo».

«Es posible y conveniente», afirma la propuesta del comité ejecutivo, «reafirmar el carácter eurocomunista de nuestra política», A ello agrega más adelante: «Eurocomunismo quiere decir, por tanto, poner en marcha todo un proceso que interese, movilice y comprometa en este sentido a millones de trabajadores y ciudadanos europeos».

Independencia en política internacional

El documento solicita que «el Comité Central reitere la plena independencia del PSUC en la elaboración de su estrategia y en la toma de posición sobre política internacional». Reconoce que existe «un proceso de degradación de la vida política del PSUC» y que hay que «evitar la ruptura del partido». Propone que el Comité Central se pronuncie «de una manera explícita en favor de que se apliquen los estatutos del partido, en caso de que algunos de sus miembros contravengan los acuerdos adoptados por el Comité Central, en reuniones regulares del partido o en tomas de posición pública, como ha sucedido bastante desde la celebración del quinto congreso. El Comité Central se dirige a todo el partido para que cese toda forma de trabajo irregular, individual o colectiva». Esta solicitud reconoce finalmente la existencia de tendencias más o menos organizadas dentro del partido, lo cual fue negado durante años pese a su evidencia.Respecto a la política internacional, la propuesta de resolución formulada por el comité ejecutivo rectifica algunas de las posturas adoptadas en el quinto congreso, a iniciativa del sector «prosoviético». «El Comité Central entiende», precisa la resolución a debate, «que la enmienda (aprobada en el último congreso) según la cual "la confrontación entre los países socialistas y el imperialismo es una de las principales manifestaciones de la lucha de clases a nivel internacional", es equívoca e introduce una interpretación esquemática de la confrontación entre los bloques y favorece su consolidación, lo cual está en contradicción con el resto de las tesis y con el informe político aprobados por el quinto congreso. Es en este sentido que ha de ser tenida en cuenta por el partido en la interpretación global de las tesis».

Sobre el mismo tema, el documento preconiza «una actitud de rechazo decidido de toda política de Estado que sea desfavorable a la paz y a la independencia de otros pueblos, incluso cuando se trata de estados socialistas, como ha sido el caso de la intervención de China en Vietnam o en la de la URSS en Afganistán».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de mayo de 1981

Más información

  • Se celebraría entre el 10 y el 12 de junio