Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplicada la ley Antiterrorista a los tres asaltantes de la cárcel barcelonesa

Los tres presuntos etarras detenidos en la noche del viernes, en Barcelona, cuando asaltaron la cárcel de mujeres de la Ciudad Condal para liberar a una reclusa vasca, están detenidos en las dependencias policíales barcelonesas, tras aplicárseles la vigente ley Antiterrorista.Los nombres de los detenidos, que se entregaron a la autoridad al verse cercados en el interior de la cárcel, son: Santiago Cogolludo Vallejos, de treinta años; Tomás Gregorio Urzainquini Mina, alias Tomás, de 31, y Luis Lacasta Egea, alías KoIdo, de veintiocho años, todos ellos presuntos miembros de la organización terrorista ETA Político-militar, según una información facilitada ayer por el Gobierno Civil de Barcelona.

Esta verdadera identificación de los asaltantes desmiente la facilitada en la noche del viernes, que se realizó en base a la documentación que portaban y que ha resultado ser falsa. La misma Jefatura Superior de Policía se ha encargado de aclarar la confusión, y ha verificado las declaraciones del abogado Tomás Urzainki, de Pamplona, en el sentido de que él nada tenía que ver con el asalto a la cárcel y que, si se dio su nombre, fue porque uno de los etarras se había apoderado de ella.

Denuncia la confusión de su nombre

Según informa nuestro corresponsal en Pamplona, Fermín Goñi, este abogIdo presentó ayer en el juzgado de guardia de la capital navarra una denuncia contra quien resulte responsable de la utilización de su nombre y su documentación de abogado, así como contra los medios de comunicación que difundieron una noticia en la que se aseguraba que había participado en la tarde del viernes, en el iniento de asalto a la prisión de mujeres de Barcelona.Tomás Urzainki, de quien la agencia Efe y Televisión Española aseguraban el viernes que era uno de los presuntos etarras detenidos como consecuencia de este asalto, ha precisado que el pasado año denunció en la comisaría de policía la desaparición de su documentación de abogado del Colegio de Pamplona, si bien ésta le apareció días después en el buzón de cartas de su domicilio. Tomás Urzainki, abogado vinculado a Euskadiko Ezkerra, se encontraba en Pamplona durante el intento de asalto a la cárcel de Barcelona.

Por su parte, la policía continúa la búsqueda de los otros individuos que también pudieran haber participado en la acción, en la preparación de la misma o facilitando su cobertura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de marzo de 1981

Más información

  • Emplearon documentación falsificada