El Ayuntamiento retrasa indefinidamente la venta de las acciones de Visomsa

La salida del Ayuntamiento dem Madrid de Viviendas Sociales de Madrid, SA (Visomsa), parece estar sufriendo un retraso que mientras Para los miembros de la mayoría gobernante en la Corporación municipal -PSOE-PCE- no es más que un producto de su intención de concretar las condiciones de la venta de las acciones que tiene en la sociedad, un 30%, para la Administración central podría tratarse de un intento de esperar a que en el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU) se siente un nuevo ministro fruto de la actual crisis política.

En apariencia, el punto de fricción surgido entre el Ayuntamiento y el Instituto Nacional de la Vivienda (INV), poseedor de la mayoría de las acciones de Visomsa, está en la solicitud hecha por el primero de que se le exonere de las responsabilidades derivadas de las irregularidades registrales de los terrenos que en su día, en 1977, aportó a la sociedad como forma de pago de las acciones que suscribió. De acuerdo con la versión obtenida ayer por EL PAÍS en medios municipales, tal exoneración de responsabilidades resulta, lógica consecuencia del hecho de que los terrenos en cuestión fueron coidos al Ayuntamiento por parte de la antigua Comisaría de Urbanismo de Madrid y de la actual Comisión de Planeamiento y Coordinación del Area Metropolitana (Coplaco) de donde, se deduce que las irregularidades que pudieran darse en la inscripción de tales solares en el registro sería competencia de la Administración central, a quien le serían devueltos, caso de consumarse operación ahora en marcha.Acerca de la posibilidad de que el tema de Visomsa estuviera produciendo un enfrentamiento en el seno de la mayoría gobernante en el Ayuntamiento, esto es, entre socialistas y comunistas, fuentes de ambas formaciones políticas lo desminitieron rotundamente.

Desconfianza

Para la Administración central, sin embargo, el tema no aparece tan claro y creen entrever en el intento del Ayuntamiento de dejar clara la situación de los terrenos un deseo de retrasar la venta de las acciones -para la que pide que se le paguen 180 millones de pesetas en forma de suelo y otros 120 en metálico- en tanto no haya sido nombrado un nuevo ministro de Obras Públicas y disponga de un nuevo interlocutor al que, «a lo mejor, le sacan algo más».Por su parte, Felipe Ruiz de Velasco, presidente de la Caja de Ahorros de Madrid, tercer accionista de la sociedad, confirmó ayer a EL PAÍS su intención de abandonar Visomsa: «Es una inversión hecha hace años y que no nos ha producido ni un solo céntimo de rentabilidad», dijo. Y añadió: «Sé que el Ministerio quiere que le demos un crédito para comprar el ciento por ciento de la sociedad, y a eso estamos siempre dispuestos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de febrero de 1981.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50