Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calvo Sotelo, designado por el Rey candidato a la Presidencia del Gobierno

Leopoldo Calvo Sotelo fue designado ayer por el Rey candidato a la Presidencia del Gobierno. Don Juan Carlos comunicó personalmente su decisión a los líderes de los cuatro principales partidos parlamentarios. Socialistas y comunistas han reaccionado anunciando su oposición frontal al candidato centrista, que también puede tener problemas en su propio partido, especialmente con el grupo socialdemócrata, que amenaza con marcharse en bloque del Gobierno si no se mantienen los proyectos de ley de Divorcio y de Autonomía Universitaria. Coalición Democrática no votará a favor de Calvo Sotelo, salvo que se produzca «alguna novedad» en los próximos días, según anunció anoche Manuel Fraga.

Una vez despejada la situación dentro del partido mayoritario, el Rey no ha esperado a realizar una segunda ronda de consultas para realizar su decisión constitucional. Las entrevistas que ayer mantuvo con los líderes de UCD, PSOE, PCE y Alianza Popular en la Moncloa fueron solamente para informarles de su opción. Antes de recibir a los partidos, don Juan Carlos hizo su propuesta al presidente del Congreso de los Diputados, según lo establecido en la Constitución.Nada más salir de sus respectivas audiencias, Felipe González y Santiago Carrillo anunciaron que sus partidos votarán contra el candidato, al que pronosticaron un mandato corto e inestable. El líder del PSOE insinuó también la posibilidad de adelantar las elecciones generales, dada esa presumible inestabilidad.

El presidente de UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, dijo que todo su partido apoyará a Calvo Sotelo. Sin embargo, el candidato puede encontrar dificultades serias, sobre todo porque, ante la presión conservadora contra el divorcio, los socialdemócratas amenazan con marcharse en bloque del Gobierno, aun apoyando al candidato de su partido en la investidura. Esta actitud sería compartida por Juan Antonio García Díez, principal colaborador del hasta ahora vicepresidente económico, como ministro de Economía.

Calvo Sotelo, que posiblemente se someterá a la investidura del Congreso la semana próxima, desearía contar, en cambio, con el apoyo de Coalición Democrática, operación que puede verse dificultada no sólo por el posible rechazo de los socialdemócratas, sino tam bién por las exigencias, dirigidas a obtener una buena posición para las elecciones de 1983, que puede plantear Manuel Fraga. Las minorías nacionalistas guardaron ayer silencio.

Páginas 11 y 12 Editorial en página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 1981

Más información

  • Los socialdemócratas no estarán en el nuevo Gabinete si se modifica el proyecto de ley de Divorcio