Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Gas Madrid iniciarán la huelga el lunes, a las ocho de la mañana

Ayer, sábado, el comité de empresa de la compañía Gas Madrid no había recibido respuesta a sus nuevas peticiones salariales decididas el viernes en una asamblea a la que asistieron más de seiscientos trabajadores. Esta nueva propuesta del comité de empresa, ya remitida a la dirección, consiste en un aumento salarial del 17%, en vez del 18% que habían tratado de negociar hasta anteayer, y además en unas mejoras sociales, reducidas porcentualmente respecto a las de la plataforma reivindicativa inicial Si la dirección de la empresa no respondiese a ellas en las próximas horas, la huelga comenzarla mañana, lunes, a las ocho de la mañana. Se calcula que afectaría a 350.000 familias.

En la asamblea del viernes, los trabajadores de Gas Madrid decidieron también proponer que la edad de jubilación voluntaria sea reducida de los 63 a los 62 años y no a los sesenta, como habían tratado de negociar al principio. Accederían asimismo los trabajadores a que las 2.040 horas anuales de trabajo fueran reducidas en cien y no en 130, como figuraba en el anteproyecto. Desde el mes de julio, los trabajadores deberían cobrar, si prosperase su petición, el 50% del incremento total del índice de precios al consumo desde este mes, en vez de hacerlo con carácter retroactivo desde enero. Hasta ahora, la empresa ha accedido a un aumento salarial del 14,5%.Si no se llegase a un acuerdo antes de las ocho de la mañana, la fábrica y las subestaciones pasarían a ser atendidas por un equipo de unos doscientos trabajadores, aproximadamente la cuarta parte de la plantilla, a fin de garantizar los servicios de guardia y el buen funcionamiento de las redes; la presión de gas sería reducida hasta unos mínimos de seguridad. Los equipos de seguridad sólo actuarían si las circunstancias le aconsejasen.

Precauciones aconsejables

La empresa Gas Madrid ha aconsejado algunas precauciones domésticas para evitar posibles riesgos. La baja presión del gas determinará el que la llama del quemador sea muy pequeña. La turbulencia provocada por una persona que pasara junto a la cocina podría provocar el que se apagase y el que, en consecuencia, el gas saliese al exterior, Por tanto, será necesario vigilar la existencia de llama durante todo el tiempo en que el aparato permanezca en uso. Las pequeñas explosiones que pudiera provocar la eventual entrada de una porción de aire en las cañerías no son consideradas como peligrosas, si bien Gas Madrid aconseja que, cuando alguna sobrevenga, la llave de paso sea cerrada inmediatamente durante diez o quince minutos.

Las restricciones en el suministro de gas que se derivarán de la huelga no afectarán, sin embargo, tal como han declarado los trabajadores, a centros hospitalarios o fábricas que para su funcionamiento precisan del gas ciudad. Esta circunstancia podría llevar aparejada el que las viviendas que se encuentran en las cercanías de uno de estos centros en los que el suministro no se verá sensiblemente reducido no padezcan apenas cortes en éste.

Si, tal como se preveía ayer, la huelga de los trabajadores empieza mañana a las ocho, las zonas de la ciudad que, con toda seguridad, se verán más afectadas serán las más bajas, en tanto que Ciudad Lineal, la Castellana o la plaza de Castilla, situadas en cotas más elevadas, apenas notarán variación en el suministro. Otro tanto ocurrirá, en menor escala, en los bloques de viviendas por pisos: cuanto más baja se encuentre la vivienda, mayores probabilidades tendrá de quedarse sin gas.

La masa salarial de los trabajadores de Gas Madrid -punto crucial del conflicto- se divide así: un peón gana unas 35.000 pesetas; un oficial de tercera, 36.000; un oficial de segunda, 38.000, y un oficial de primera, 40.000. Un cobrador-lector cobra 34.675 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de febrero de 1981

Más información

  • La empresa no ha respondido todavía a la nueva oferta del comité