Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suárez se entrevistó en Sevilla con el presidente mexicano, López Portillo

El presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez, se entrevistó anoche en Sevilla con el presidente de México, José López Portillo, que había llegado por la mañana a esta capital, en una breve escala técnica de su viaje oficial a India. Ambos políticos examinaron las relaciones bilaterales y otros temas de la actualidad internacional.López Portillo arribó al aeropuerto de San Pablo hacia las 9.20 horas, procedente de las Bermudas, acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores de México, Jorge Casteñeda, y la titular de Turismo, Mariluz Alegría, así como por dos de sus hijos. Fue recibido por el embajador de su país en España, el gobernador civil de esta provincia y el capitán general de la II Región Aérea, señores Alcalá, Sanz y De Querol, respectivamente.

Al pie de la escalerilla del avión, el presidente mexicano subió directamente a un automóvil que le condujo al hotel Alfonso XIII, sin que las fuerzas de seguridad permitiesen a los informadores, incluidos los gráficos, acercarse a menos de veinte metros del visitante. Tras descansar en el hotel, López Portillo emprendió un fulgurante periplo andaluz que le llevó en pocas horas a Málaga, Granada y Córdoba.

Repaso a la situación internacional

Por su parte, a las ocho de la tarde llegó a esta ciudad el Mistelre de la Fuerza Aérea en el que viajaba Adolfo Suárez, a quien acompañaLa el presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana, Manuel Prado, el jefe del gabinete de la Presidencia, Alberto Aza, y ,otras autoridades. Los dos mandatarios se reunieron de inmediato para examinar la situación internacional y el estado actual de las relaciones comerciales y culturales entre España y México. A continuación, el presidente del Gobierno ofreció una cena a su invitado y un reducido grupo de autoridades, para regresar anoche mismo a Madrid.El presidente mexicano dedicó lajornada de ayer, antes de reunirse con Adolfo Suárez, a recorrer cuatro ciudades andaluzas en un día. Poco después de las nueve de la mañana llegó a Sevilla, y en el mismo avion prosiguió viaje a Málaga, donde cambio de aparato -un focker de la compañía Aviaco, en lugar del que le había traído desde México- y se trasladó a Granada.

Tras visitar la Alhambra y el Generalife, y de dar un rápido paseo por la ciudad, López Portillo y su séquito tomaron nuevamente el avión para dirigirse a Córdoba. Desde el aeropuerto de esta ciudad ínarcharon inmediatamente al barrio de la Judería, y después a un restaurante típico, donde almorzaron. Después visitaron la Mezquita y el Alcázar de los reyes cristianos, y, a última hora de la tarde, subieron nuevamente al avión para regresar a Sevilla, a fin de reunirse con el presidente Suárez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1981