Tribuna:Tribuna
i

Subidas clásicas

Terminó el año a efectos bursátiles en el mercado de valores madrileños con una sesión aparentemente eufórica, en la que todos los valores que podían mejoraron sus precios, e incluso bastantes que presentaban unas condiciones objetivas que hacían pensar más en cesiones que en recuperaciones, se permitieron apuntarse algún avance.Este decorado acostumbra a repetirse cada año con insistente monotonía y suele responder a un interés casi pueril, por parte de las sociedades, en dejar sus precios el último día del año algo por encima de sus cotizaciones habituales.

Este caso aproximadamente se dio en el sector bancario, donde sólo el Central. contaba con una contrapartida compradora que, aparentemente, justificaba su mejora de cinco puntos. El resto, con mejores a peores modos, lo cierto es que o bien subieron o, cuando menos, repitieron.

En el sector eléctrico se produjeron tensiones por parte de los vendedores, sobre todo en el capítulo de los derechos de suscripción. El exponente más claro de las prisas por vender lo constituyeron los cupones de Hidrola, cuyos precios se vieron rebajados en 4,25 pesetas, quedando, al cierre, Francamente demandados.

Y, en general, poco más que reseñar. Bastante más ruido que nueces, sorpresa en algunos círculos por los precios con que los cupones de las eléctricas han cerrado su ciclo, y nuevo récord de negocio en el mercadillo de letras de cambio, donde se negociaron 691 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de diciembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50